11 de noviembre: Día del Odontólogo en Honduras, ¿por qué se celebra esta efeméride?

11 de noviembre: Día del Odontólogo en Honduras, ¿por qué se celebra esta efeméride?
11 de noviembre de 2018 NOTIMÉRICA

TEGUCIGALPA, 11 Nov. (Notimérica) -

¿Te imaginas un mundo sin dentistas? Hoy en día sería impensable no contar con ortodoncistas, implantólogos dentales u otros especialistas que nos ayudan a prevenir y remediar enfermedades bucales. Por eso, cada 11 de noviembre, Honduras conmemora esta profesión para homenajear a todos los odontólogos que cuidan de nuestras bocas.

Iberoamérica cuenta con más de 330.000 odontólogos, una profesión tan demandada como fructífera, que cada día engloba a un mayor número estudiantes y profesionales. Pero ¿por qué Honduras celebra hoy este día? A finales de la década de los 40, la Asociación Dental Hondureña apoyó la creación de la carrera de Odontología, facultad adscrita a las Ciencias Médicas en el corazón de Comayagüela. Pero no fue hasta el 11 de noviembre de 1949 cuando se independizó y creó su propia facultad dentro de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), siguendo el acuerdo Nº369, en conformidad con el Artículo 52 del Código de Educación Pública.

En sus inicios, la Universidad solamente contaba con 25 odontólogos entre los cuales se encontraba la Dra. Zoila Rosa Galo, Douglas Guilbert o Bartolomé Marichal. Estos fueron los pioneros encargados de crear campañas de concienciación encargadas de advertir sobre la importancia de la salud bucal por todo el país. Aunque el primer año fueron 56 estudiantes los que se adscribieron a la facultad, en la actualidad el plan de estudios abarca a más de 4.300 personas por año, conjugando contenidos teóricos con prácticas asistenciales.

Como cada año, la Universidad celebrará jornadas didácticas a lo largo del día para todos aquellos interesados en Odontología y los beneficios que ésta tiene en la sociedad. También se expondrán descubrimientos científicos e incluso se realizarán actividades deportivas. Hoy es un día de fiesta para celebrar en familia o con amigos, y, por qué no, para descubrir tu verdadera vocación.