17 de febrero de 2019

17 de febrero: Día Internacional del Juego Responsable, ¿por qué se celebra hoy?

17 de febrero: Día Internacional del Juego Responsable, ¿por qué se celebra hoy?
NOTIMÉRICA

MADRID, 17 Feb. (Notimérica) -

Un año más, el mundo entero celebra hoy, 17 de febrero, el Día Internacional del Juego Responsable durante unas jornadas en las que reflexionar sobre las graves consecuencias del juego patológico o ludopatía, enfermedad que cada vez afecta a edades más tempranas.

Durante las últimas décadas la afición por el juego en casinos, maquinas tragamonedas y salones de juego ha aumentado considerablemente atrayendo sobre todo a los más jóvenes. Por eso, en 2008, la European Gambling and Betting Association (EGBA) propuso este día para concienciar a toda la población sobre sus peligrosos efectos tanto económicos como en calidad de salud mental.

El foco se centra en Iberoamérica, donde la pasión por los deportes, y por ende, de las apuestas, es mayor que en el resto del globo y, aunque los gobiernos de México y Brasil han realizado fuertes modificaciones que regulan las casas de apuestas, otros como Argentina, Panamá o Uruguay todavía se encuentran en proceso de crear leyes capaces de limitar los espacios donde se desarrollan estas actividades lúdicas.

A pesar de que la industria de las casas de apuestas en México está en su mejor momento, con más de 200.000 personas trabajando en ellas y 500 páginas de juego legales en el país, cada vez son más las personas que deciden voluntariamente que se les vete en los salones para evitar la tentación de "echar una moneda".

Aunque no existen estadísticas oficiales al respecto, se estima que entre el 1% y el 3% de la población mundial es adicta al juego, de los cuales entre 5 y 20 millones de personas viven en Iberoamérica. "Lo primero para recuperarse es aceptar que uno tiene el problema", dicen muchos exjugadores. Por eso, desde Notimérica apoyamos el juego responsable como una actividad de ocio y entretenimiento, sin interferir en obligaciones personales, sociales, ni familiares.