24 de agosto de 2015

El 40% de los alumnos mexicanos de primaria que trabajan no acaban sus estudios a tiempo

El 40% de los alumnos mexicanos de primaria que trabajan no acaban sus estudios a tiempo
GOBIERNO DE ARAGÓN

MÉXICO DF, 24 Ago. (Notimérica) -

Millones de estudiantes mexicanos en edad escolar regresan hoy a las aulas; un acto cotidiano que se complica para todos los niños y niñas de menos de 18 años que se ven obligados a trabajar, quienes presentan altas tasas de absentismo y abandono escolar.

Según desvela el informe 'Panorama educativo de México. Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2014', elaborado anualmente por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el 40% de los menores que realizan jornadas laborales de 20 horas o más semanales no finalizan sus estudios de primaria en el plazo habitual, es decir, a los 12 años.

Una cifra que se vuelve más notable entre los alumnos que deberían haber acabado la secundaria; más de la mitad (53,1%) de adolescentes de entre 15 y 17 años con las mismas condiciones de trabajo no han logrado finalizar sus estudios.

En México, 2,5 millones de menores de edad trabajan, y lo hacen, entre otros motivos, para pagar la escuela o sus propios gastos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo. Un factor que determina su asistencia a la escuela.

A nivel nacional, el 94,9% de los niños y niñas de entre 12 y 14 años asisten al colegio. Sin embargo, el porcentaje desciende hasta el 67,1% entre aquellos jóvenes de la misma franja de edad que realizan trabajo doméstico o extradoméstico. Además, el INEE alerta de que el mayor riesgo está entre los estudiantes de 15 a 17 años que trabajan, porque únicamente el 39% asiste a las clases.

Los datos del informe también denotan ciertas diferencias en relación al género de los estudiantes, ya que la matriculación es mayor en mujeres que en hombres en todos los ciclos escolares, mientras que el abandono escolar masculino es el más frecuente.

Ante las estadísticas arrojadas por el reporte, la INEE destaca la necesidad de generar estrategias "intersectoriales" que protejan a los menores en riesgo. La existencia de una educación "obligatoria, accesible, pertinente y de calidad" suele venir de la mano de una proporción más baja de niños y niñas que trabajan, apunta el informe.