500.000 personas entran en México cada año huyendo de la violencia del triángulo norte de Centroamérica, según MSF

500.000 personas entran en México cada año huyendo de la violencia del triángulo norte de Centroamérica, según MSF
25 de julio de 2018 REUTERS PHOTOGRAPHER / REUTER - ARCHIVO

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala empuja a 500.000 personas al año a abandonar sus hogares para buscar asilo en EEUU y en México. La mayoría de las solicitudes son rechazadas, según Médicos sin Fronteras (MSF).

Más de 20.000 migrantes o refugiados procedentes del Triángulo Norte de Centroamérica (NTCA, en sus siglas en inglés) son secuestrados cada año, de acuerdo con cifras oficiales de la Comisión Nacional de Derechos Humanos(CNDH) de México.

Además, el 68% de los migrantes entrevistados por Médicos sin Fronteras a lo largo de la ruta en México han estado expuestos a violencia y cerca de un tercio de las mujeres entrevistadas han sufrido abusos sexuales.

Es el caso de María Guadalupe, hondureña que huyó con sus tres hijos, "nos salieron tres hombres, ya en México. Me agarraron del pelo y me llevaron a un monte. Fue cuando dos de ellos abusaron de mi (sexualmente). Fue duro porque fue en presencia de mi hijo mayor y de mi niña", explica. María huyó de Honduras porque, según relata, una de las maras quería secuestrar a su hijo pequeño.

El viaje consiste en dos partes: alcanzar la frontera de México y cruzar el país para llegar a la Norteamérica.

El primer paso es llegar a la frontera sur de México. Este trayecto cuesta entre 2.000 y 4.000 dólares. Una vez alcanzada la frontera, contratan a un "guía" que les acompaña hasta la americana por una compensación económica de 9.000 dólares aproximadamente.

Al tramitar su solicitud de asilo en EEUU o en México muchos son considerados migrantes económicos y no pueden permanecer en el país. Esto produce que la mayoría sufran deportaciones que ponen en riesgo su integridad al regresar a un país del que huyeron por ser víctimas de violencia.

Médicos sin Fronteras pide que se trate como una crisis humanitaria, ya que el Triángulo Norte de Centroamérica es una de las zonas con más violencia del mundo y las personas que huyen de ella se están quedando atrapadas en México o están siendo deportadas.