ACH alerta de la dificultad de ayudar al millón de venezolanos en Colombia "en constante movimiento"

La ONG teme el impacto que la llegada masiva de refugiados pueda tener en la población local en departamentos pobres como Guajira

ACH alerta de la dificultad de ayudar al millón de venezolanos en Colombia "en constante movimiento"
14 de noviembre de 2018 REUTERS / LUISA GONZALEZ

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Hasta Colombia han llegado unos 1,1 millones de venezolanos, la mitad de los cuales han usado el país solo como vía de tránsito hacia otros destinos como Ecuador, Perú o Brasil, lo cual dificulta a las organizaciones humanitarias el poder ofrecerles la ayuda que requieren ya que se trata de una población en constante movimiento, ha advertido Acción contra el Hambre (ACH).

Los migrantes venezolanos que han llegado hasta Colombia huyendo de la crisis política y económica que atraviesa su país se concentran en las fronteras, pero también en las estaciones de transporte públicos, en parques o en campamentos provisionales. La mayoría vive en la calle, sin acceso garantizado a comida y atención sanitaria.

"En ocasiones es difícil ofrecerles ayuda regular porque estas personas están en constante movimiento. Los grupos se desplazan en función de las soluciones que se les presentan, de la apertura o no de ciertas fronteras", explica el director de ACH en Colombia, John Orlando, que pone de relieve que "hace solo unos años la población huía de Colombia en busca de protección" y ahora "el país es tierra de acogida".

"Nuestros equipos han encontrado casos de niños con desnutrición aguda y una presencia abrumadora de madres solas viviendo con sus pequeños en la calle, ya que los hombres migraron antes o se quedaron en Venezuela para tratar de conservar el hogar", indica Lucía Lois Méndez de Vigo, que acaba de volver de una misión de observación el departamento de Guajira.

"Son muy frecuentes los casos de madres en periodo de lactancia que han perdido la capacidad de amamantar por el estrés post-traumático y también los casos de embarazos no deseados que reflejan la violencia sexual que tienen que afrontar las mujeres durante su huida", denuncia.

Según ACH, muchas de estas mujeres embarazadas sufren anemia, lo que tendrá un impacto muy grave sobre la salud nutricional del bebé, mientras que también se ha constatado un aumento de los casos de muerte durante el parto. Por el momento el sistema de salud colombiano está atendiendo solo los casos de urgencia entre población venezolana, precisa la ONG.

A esto se suma un problema añadido, según Lois. "El registro de población plantea también un enorme reto: los hijos de madres venezolanas que están naciendo en Colombia son apátridas, sin ninguna nacionalidad oficial", subraya.

IMPACTO EN LOS COLOMBIANOS

A la organización le preocupa ahora el impacto que esta llegada de migrantes pueda tener en la población local colombiana. "Guajira y Norte de Santander estaban ya entre las regiones más pobres del país y este flujo migratorio está ejerciendo una presión inusitada sobre sus ya precarios servicios básicos", subraya el jefe de base de ACH en Guajira, Martín Hoyos.

"Las escuelas están aceptando a niños venezolanos pero el programa de alimentación escolar colombiano cubre solo a los niños y niñas registrados. Lo que están haciendo para no dejar a ningún pequeño sin comer es repartir las raciones entre todos los niños, disminuyendo su cantidad", explica desde Ríohacha.

Según Martín, "esta zona vivía en gran medida del intercambio comercial con Venezuela, profundamente golpeado desde 2015". "Especialmente grave ha sido el impacto en la población indígena wayuu, cuyo territorio se extiende en una pequeña parte de los dos Estados", añade.

Acción contra el Hambre está desplegando equipos móviles de diagnóstico y tratamiento nutricional para llegar hasta la población y facilitando transferencias de efectivo a la población más vulnerable. Además, la ONG está preparando un despliegue en Bogotá y Cartagena ya que por el momento la ayuda se está concentrando en zonas fronterizas y es necesario atender también a los venezolanos con vocación de permanencia.

Contador