ACNUR refuerza la respuesta humanitaria en las fronteras de Perú, Ecuador y Colombia por el éxodo venezolano

ACNUR refuerza la respuesta humanitaria en las fronteras de Perú, Ecuador y Colombia por el éxodo venezolano
2 de noviembre de 2018 REUTERS / UESLEI MARCELINO

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha reforzado la respuesta humanitaria en los pasos fronterizos de Perú, Ecuador y Colombia ante la masiva llegada de venezolanos en los últimos días para beneficiarse de un permito temporal en el primer país que les permitirá vivir y trabajar legalmente, entre otras ventajas.

El permiso temporal es una de las respuestas que ha dado el Gobierno peruano para regular la situación migratoria de los cerca de 500.000 venezolanos que han llegado a la nación andina en los últimos años. El principal requisito para conseguirlo es haber llegado antes del 31 de octubre, aunque se podrá solicitar hasta el 31 de diciembre.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, explicó que, si bien era consciente de la situación de los migrantes venezolanos, no extendería el plazo para beneficiarse del PTP argumentando que Perú ya está al límite. "Hay que buscar el equilibrio entre la solidaridad y la posibilidad real de dar ayuda", dijo.

A lo largo de esta semana, ha indicado ACNUR, "los venezolanos que esperaban cruzar habían de hacer cola durante dos o tres días hasta realizar los trámites fronterizos exigidos, incluyendo procedimientos de inmigración y vacunas obligatorias". "Miles de personas se encontraban por ello durmiendo al raso", ha enfatizado la agencia de la ONU.

Más de 6.700 personas llegaron el miércoles al paso fronterizo de Tumbes, entre Ecuador y Perú, tres veces más que el umbral alcanzado hace dos semanas. El tránsito de Colombia a Ecuador, paso previo antes de llegar a suelo peruano, también se ha disparado en octubre: por Rumichaca y San Miguel han pasado unas 97.500 personas, según ACNUR.

Aunque ahora "parece que el número de llegadas va en descenso", ACNUR ha reforzado su presencia en Tumbes con personal adicional para atender a los migrantes, especialmente a "las personas con necesidades específicas, como menores no acompañados o separados".

Además, ha donado ordenadores portátiles y otros materiales a las autoridades peruanas para acelerar los trámites fronterizos y reducir el tiempo de espera y, junto a su socio Encuentros, ha distribuido miles de artículos de primera necesidad y dinero en efectivo a las personas más vulnerables.

Para dar una idea de la intensa actividad en Tumbes, ACNUR ha destacado que cada día se procesan unas mil peticiones de asilo y unas 250 personas reciben atención médica.

En las fronteras de Ecuador y Colombia, también ha aumentado el personal para orientar a los migrantes venezolanos y ha distribuido paquetes de alimentos y artículos básicos.

La ONU ha alertado de que, a pesar de la "generosidad y solidaridad" de los países de acogida, se están viendo desbordados, "por lo que se vuelve más difícil dar respuesta a todas las necesidades". "Ahora más que nunca, es necesario contar con más apoyo de la comunidad internacional", ha reiterado.

Contador