El activista jesuita Ismael Moreno avisa sobre la caravana de migrantes: "Es un éxodo masivo que no se va a detener"

El activista jesuita Ismael Moreno avisa sobre la caravana de migrantes: "Es un éxodo masivo que no se va a detener"
29 de octubre de 2018 REUTERS / JORGE CABRERA

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El activista jesuita Ismael Moreno ha advertido este lunes de que los migrantes hondureños que forman parte de los miles de personas de Centroamérica que integran la caravana que avanza por México hacia la frontera con Estados Unidos van a continuar. "Es un éxodo masivo que no se va a detener por mucho que amenace Trump con suspender las ayudas a Honduras, por mucho que se haga muralla policial en la frontera entre Honduras y Guatemala", ha afirmado.

Así lo ha explicado el sacerdote y periodista defensor de los Derechos Humanos, más conocido como padre Melo, durante su participación en una videoconferencia sobre la situación de la caravana de migrantes, en la que más de 10.000 personas hondureñas caminan por Honduras, El Salvador, Guatemala, hacia México o Estados Unidos en busca de asilo o de un proyecto de vida digna.

En el acto organizado por Entreculturas y Alboan, el padre Melo ha detallado que la situación que estalló el pasado 13 de octubre ha "rebasado" sus análisis y a las instituciones, y ha añadido que es una problemática "tan compleja que es impensable" que se le pueda dar una respuesta a nivel local o nacional. "Demanda un debate abierto y público, y buscar respuestas internacionales", ha remachado.

Desde Honduras, el sacerdote ha señalado que "el éxodo masivo que se expresa en esta caravana" es el resultado "inesperado de una olla a presión" ya que el país "se ha venido atizando con el fuego de la inestabilidad" en la última década.

El padre Melo considera que este fuego fruto de un modelo de desarrollo basado en la "acumulación infinita de riquezas en unas reducidas familias" y que se sustenta en la privatización de los bienes comunes y públicos. "Esto con el correr de los tiempos ha llevado a que de 9 millones de habitantes que tiene Honduras, en torno a unos 6 millones están fuera de los círculos de la economía formal y al menos 4 millones están en el desempleo", ha subrayado.

"La situación en Honduras es una auténtica olla a presión que continúa y va a continuar provocando la expulsión de la población", ha avisado el sacerdote, que ha apostado por cuestionar el modelo de desarrollo del país centroamericano buscando otro alternativo basado en la "inclusión social". Además, aboga por unir "esfuerzos" entre las naciones implicadas en la situación.

Por su parte, la directora del Servicio Jesuita a Refugiados en México, Andrea Villaseñor, ha indicado que, en un primer momento, la caravana de migrantes "desbordó" tanto a la sociedad civil como a las instituciones del país, y ha puesto de relieve la "grandísima" respuesta de la población "que se ha volcado".

PREOCUPACIONES

Villaseñor ha destacado entre las preocupaciones actuales la situación que viven los integrantes de la caravana, por la situación de "vulnerabilidad" en la que se encuentran, así como los riesgos a los que se enfrentan en el camino. En este sentido, ha detallado que grupos de personas que se han ido quedando atrás han sido detenidos, y ha destacado su preocupación por las deportaciones.

En relación con el camino entre Guatemala y Estados Unidos, el padre Melo ha dicho que se ha convertido en un lugar "altamente peligroso" y ha subrayado que en los últimos años se han ido configurando "grupos de delincuentes" de todo tipo. Así, ha indicado que "no es de extrañar que en un éxodo como este estén especialmente activos".

Preguntada por el anuncio del presidente de México, Enrique Peña Nieto, que ha asegurado que ofrecerá a los integrantes de la caravana de migrantes centroamericanos que se encuentran en México identificación, empleo y educación temporales siempre y cuando acepten registrarse ante las autoridades migratorias, Andrea Villaseñor ha reclamado "transparencia" e información para que las personas puedan tomar la decisión de forma informada.

Desde México, Andrea Villaseñor considera que si México lleva a cabo políticas respetuosas con los Derechos Humanos, el país tiene "capacidad más que de sobra" para ayudar a estas personas, mientras que el padre Melo ha abogado por abordar proyectos de acogida, y acentuar los programas de apoyo y solidaridad.

En este sentido, el activista jesuita ha advertido de que anuncios como el de Peña Nieto pueden ser "una manera de ayudar" a las personas que lo necesitan o una "trampa", creando un "muro de contención" que les impida llegar a Estados Unidos.

Sobre si echa de menos una voz de denuncia dentro de la Iglesia, ha explicado que se está acentuando la labor en el acompañamiento y en la atención a las necesidades básicas de los migrantes. "Ahí es donde están puestas las mayores energías", ha recalcado, para después agregar que sí echa en falta "voces" que hablen de las causas, porque las que hay son "menores" y están "dispersas".

Finalmente, respecto al papel de España, el sacerdote opina que el Gobierno español va a continuar dando su "respaldo" a las políticas de Honduras y de Estados Unidos. Por su parte, Andrea Villaseñor ha hecho un llamamiento a la ONU y a ACNUR para que actúen ya que su papel es "muy importante".

Contador