4 de julio de 2014

Actos conmemorativos y fuegos artificiales para celebrar el 4 de julio en EEUU

Actos conmemorativos y fuegos artificiales para celebrar el 4 de julio en EEUU
EUROPA PRESS

WASHINGTON, 4 Jul. (Notimérica/EP) -

   Para festejar el 4 de julio, el Día de la Independencia estadounidense, las ciudades del país organizan desfiles, actos memoriales y fuegos artificiales. Además, este año se conmemora el bicentenario de la guerra de 1812, que enfrentó a Estados Unidos y Reino Unido, así como el 200 aniversario de la creación del himno estadounidense.

   El mejor lugar para vivir el 4 de julio es en la Explanada Nacional, nombre del parque central de Washington DC, la capital de Estados Unidos. Se trata del espacio público más importante del país, hogar de numerosos monumentos y memoriales de su historia.

   Desde hace más de medio siglo, el Servicio Nacional de Parques (SPN, por sus siglas en inglés) ha establecido la Explanada Nacional como el lugar con más actividades programadas, que incluyen conciertos y fuegos artificiales. No hay que pagar ninguna tarifa para acceder al parque, aunque el Monumento a Washington estará cerrado al público, así como el Memorial Nacional a la Segunda Guerra Mundial.

   La región de Nueva Inglaterra también es uno de los lugares recomendados para vivir este viernes, por la lectura que se hace de la Declaración de Independencia desde el balcón de la Vieja Casa de Estado. En Nueva York se pueden ver los mejores fuegos artificiales del país y se lleva a cabo un famoso concurso de comer perritos calientes en la playa de Brooklyn.

   Además, es tradicional que las familias y amigos se reúnan para hacer una barbacoa y festejar el día grande de los Estados Unidos. Una de las polémicas habituales cada año es si la población negra debería celebrar el 4 de julio, como ha publicado el canal estadounidense News One.

   Las colonias americanas declararon su independencia en 1776 y, ya en 1781, las ciudades celebraban el 4 de julio, 82 años antes de que el presidente Abraham Lincoln aprobase la Proclamación de Emancipación, aunque se tardaría aún más tiempo hasta que los últimos esclavos negros fuesen liberados en 1866, en Galveston, Texas.

   Por eso, algunos de los miembros de la población negra consideran que el 4 de julio no les pertenece, pues la esclavitud aún existía cuando se logró la independencia de Reino Unido, por lo que no consideran esta fecha como un día de celebración ni de fin de la represión.