10 de julio de 2006

Afganistán.- El cuerpo del soldado fallecido será trasladado mañana a Perú y se le otorgará la Cruz al Mérito Militar

Alonso y la cúpula militar reciben en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz el cuerpo del militar peruano y a los cuatro heridos

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El cadáver de Jorge Arnaldo Hernández Seminario, el soldado peruano fallecido el pasado sábado en Afganistán, será trasladado mañana, martes, a Perú a bordo del mismo avión que le repatrió hasta España, y será condecorado con la Cruz al Mérito Militar con distintivo amarillo.

Fuentes del Ministerio de Defensa informaron a Europa Press de que en la aeronave del Ejército del Aire español viajará junto al féretro la viuda del militar y tres familiares, que le acompañarán una vez en su país natal hasta su localidad de origen, donde será finalmente enterrado.

Las fuentes consultadas indicaron además que los cuatro compañeros de filas del militar peruano serán previsiblemente distinguidos con la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, aún en tramitación.

El soldado paracaidista viajaba por la región de Farah junto a sus cuatro compañeros en un vehículo VAMTAC integrado en un convoy compuesto por ocho blindados españoles más realizando una patrulla rutinaria. Al regresar por la misma carretera que antes habían recorrido, que lleva desde Farah hasta Delaram, el VAMTAC, que encabezaba la columna de blindados, sufrió una explosión que acabó con la vida del soldado.

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, aseguró hoy en rueda de prensa en la sede del Departamento que las investigaciones apuntan a que la deflagración fue fruto de "un atentado premeditado".

El propio Alonso, acompañado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la cúpula militar y altos cargos ministeriales, recibió hoy a las 21.17 horas en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz el cuerpo del soldado paracaidista peruano.

Un avión Boing 707 de la Fuerza Aérea española trasladó desde Afganistán a los heridos y al fallecido, acompañados por el jefe de la Brigada Paracaidista, el general de Brigada Salvador Fontenla. Una Unidad de Honores de la Brigada Paracaidista formada por 17 soldados portó el féretro, cubierto por la bandera española, hasta el coche fúnebre.

El capellán de la Base Aérea de Torrejón de Ardoz y el capellán de la Brigada Paracaidista pronunciaron una oración por el soldado Hernández Seminario. Tras ello, la Unidad de Honores desfiló con el féretro hasta el coche fúnebre ante la mirada de los familiares del fallecido y de los cuatro militares heridos.

Posteriormente, descendieron de la aeronave los cuatro militares heridos, con los que conversaron el ministro de Defensa y la presidenta de la Comunidad de Madrid.