18 de diciembre de 2018

Los agentes fronterizos de EEUU no hablarán con los congresistas que investigan la muerte de una niña migrante detenida

Los agentes fronterizos de EEUU no hablarán con los congresistas que investigan la muerte de una niña migrante detenida
REUTERS / HANNAH MCKAY

   WASHINGTON, 18 Dic. (Reuters/EP) -

   Los Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que detuvieron a una niña migrante guatemalteca de 7 años que luego murió bajo custodia federan no hablarán con los legisladores estadounidenses que investigan su muerte, según ha informado este lunes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, según sus siglas en inglés).

   Los miembros del Caucus Hispano del Congreso planean visitar la estación de la patrulla de Nuevo México, donde se llevaron a Jakelin Caal y a su padre el 7 de diciembre para recoger información sobre su muerte.

   La muerte de Caal ha aumentado las críticas a las políticas de inmigración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por parte de los demócratas y defensores de los inmigrantes.

   La secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen, ha señalado que el caso muestra los peligros de su viaje y la decisión de la familia de cruzar la frontera de forma ilegal.

   El representante de Estados Unidos, Joaquín Castro, un demócrata que dirige el grupo hispano, ha señalado que los legisladores necesitan ver cómo las estaciones de la Patrulla Fronteriza estaban equipadas para proteger la salud y la seguridad de los migrantes.

   Los legisladores quieren interrogar a los agentes que estaban presentes cuando Caal enfermó.

   El DHS ha señalado que la mayoría de los agentes involucrados en la detención de la niña eran miembros del sindicato y por ello no tienen obligación de hablar con los miembros del Congreso.

   Los agentes involucrados en el incidente participarán en la investigación del inspector general del DHS sobre la muerte de Caal, según ha indicado el departamento.

   Las primeras informaciones afirmaban que al día siguiente de su detención, la niña comenzó a tener convulsiones y los servicios de emergencia le tomaron la temperatura, que se encontraba a 40ºC. Poco después fue trasladada a un hospital en El Paso en helicóptero, donde falleció 24 horas después.

   La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ha informado de que tanto la niña como su padre tuvieron acceso a agua durante las siete horas que estuvieron esperando para ser trasladados.

   Poco después de partir desde la frontera, Caal indicó a los agentes que su hija estaba vomitando. Unos 90 minutos después, cuando llegaron a su lugar de destino, la menor había dejado de respirar.

Para leer más