12 de marzo de 2012

ONU insta a valorar la importancia de ecosistemas como los humedales a la hora de gestionar los recursos hídricos

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONU ha instado a valorar la importancia de ecosistemas como los humedales o los bosques a la hora de gestionar los recursos hídricos, de forma que no se centre exclusivamente la productividad del agua en torno a la agricultura, según desprende un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Así, se pretende reconocer "los valiosos servicios prestados por este tipo de ecosistemas", que "pueden mejorar los medios de vida y ayudar a satisfacer las crecientes demandas sobre los recursos hídricos en el mundo de un manera sostenible".

El texto --elaborado por investigadores del Instituto Ambiental de Estocolmo (SEI)--, explica que el aumento de la productividad del agua y la eficiencia es una "preocupación clave" para los políticos en muchas partes del mundo. Por ello, les insta a superar el enfoque tradicional sobre la productividad del agua en función del rendimiento en la agricultura a una visión más amplia del concepto, que incluiría servicios a los ecosistemas.

Este enfoque tiene en cuenta la regulación y purificación del agua, la polinización, el control de la erosión y otros servicios de los ecosistemas prestados por los humedales y los bosques. "Las comunidades dependen de estos ecosistemas que pueden verse afectados negativamente cuando el agua se desvía de los ríos o arroyos para el uso exclusivamente agrícola", añade el informe.

En este sentido, apuesta por el "equilibrio" entre los objetivos de las tierras agrícolas con este tipo de servicios destinados a los ecosistemas, con el objetivo de "mejorar el bienestar humano", puesto que, de esta forma, "los rendimientos de los cultivos aumentarían de una manera sostenible".

El investigador en centro de SEI en la Universidad de York (Reino Unido), Jennie Barrón, ha señalado que en muchas ocasiones, cuando se habla de la productividad del agua, "sólo tiene en cuenta el valor de la producción agrícola, pero no se pone un precio sobre la pérdida de agua potable, la reducción de las poblaciones de peces, los pastos secos, o la reducción de los depósitos de agua subterránea".

"Mejorar la gestión del agua para reflejar las necesidades y múltiples usos de este bien es crucial para mantener los beneficios del agua y el bienestar humano, de las sociedades y de la economía", ha sentenciado Keys.