28 de marzo de 2012

Benedicto XVI: "Cuba y el mundo necesitan cambios"

Reclama reforzar la libertad religiosa y que la Iglesia pueda dar testimonio en catequesis, escuelas y universidades

LA HABANA, 28 Mar. (del enviado especial de Europa Press Darío Chimeno) -

Benedicto XVI ha mencionado este miércoles la necesidad de emprender cambios tanto en Cuba como el resto del mundo, ante más de medio millón de personas congregadas en la misa celebrada en la Plaza de la Revolución de La Habana.

"Cuba y el mundo necesitan cambios, pero éstos se darán sólo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad", ha declarado.

La misa comenzó pasadas las 09.00 horas y contó con la presencia del presidente cubano, Raúl Castro, y de los vicepresidentes del gobierno. De fondo, se encontraban los edificios con los rostros del 'Che' Guevara y el Comandante Camilo Cienfuegos, y de forma novedosa, en otro edificio una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre de gran tamaño con la frase 'A Jesús por María', que ha sido el lema de toda su peregrinación por la isla.

Nada más comenzar la ceremonia, el Papa ha entregado como regalo al arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, un cáliz y una patena. El prelado, por su parte, ha hecho un discurso de bienvenida en el que ha pedido en dos ocasiones por la paz y la reconciliación del pueblo cubano, en clara alusión a las divisiones que en un pasado reciente han tenido los cubanos que viven dentro y fuera de la isla.

PROHÍBEN LOS APLAUSOS, PERO LLEGAN AL FINAL

Al inicio de la ceremonia, se dio el aviso por los megáfonos de que estaba prohibido aplaudir durante la ceremonia, especialmente en la homilía. El mensaje, que se ha cumplido a rajatabla durante toda la misa, se ha roto cuando el Sumo Pontífice ha saludado al final de la ceremonia. Entonces, todos los ánimos contenidos estallaron con muchos gritos de vivas al Papa.

Con todos los obispos de la isla presentes, así como prelados de casi todos los países de Sudamérica --desde Argentina, hasta Salvador y México-- el Papa ha centrado su mensaje en la defensa de la libertad religiosa. "Para poder ejercer la tarea propia de la Iglesia, ha de contar con la esencial libertad religiosa, que consiste en poder proclamar y celebrar la fe también públicamente", ha subrayado.

Benedicto XVI ha destacado que Cuba ha estado dando pasos en este sentido, pero ha animado a las instancias gubernamentales a reforzar lo ya alcanzado y a "avanzar por este camino de genuino servicio al bien común de toda la sociedad cubana".

El Pontífice ha asegurado que la Iglesia "no está reclamando privilegio alguno", al tiempo que ha pedido que pueda dar "testimonio en su predicación y enseñanza, tanto en la catequesis como en ámbitos escolares y universitarios". "Es de esperar que pronto llegue aquí también el momento de que la Iglesia pueda llevar a los campos del saber los beneficios de la misión que su Señor le encomendó y que nunca puede descuidar", ha indicado.

Asimismo, ha animado a los fieles reunidos a que "no vacilen en seguir a Jesucristo". "En él hallamos la verdad sobre Dios y sobre el hombre. Él nos ayuda a derrotar nuestros egoísmos, a salir de nuestras ambiciones y a vencer lo que nos oprime", ha añadido. Por eso, ha subrayado que "el derecho a la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como comunitaria, manifiesta la unidad de la persona humana, que es ciudadano y creyente a la vez".

Además, ha recalcado que esta libertad legitima también que los creyentes ofrezcan una contribución a la edificación de la sociedad. "Su refuerzo consolida la convivencia, alimenta la esperanza en un mundo mejor, crea condiciones propicias para la paz y el desarrollo armónico, al mismo tiempo que establece bases firmes para afianzar los derechos de las generaciones futuras", ha dicho.

RELATIVISMO Y VERDADES IMPUESTAS

Con referencias al año jubilar dedicado a la Virgen de la Caridad del Cobre, el Pontífice ha señalado que "la verdad es un anhelo del ser humano, y buscarla siempre supone un ejercicio de auténtica libertad". Sin embargo, también ha advertido de que muchos prefieren los atajos e intentan eludir esta tarea.

Concretamente, ha hablado del "relativismo", que produce un cambio en el corazón, haciendo a estas personas "frías, vacilantes, distantes de los demás y encerradas en sí mismas". "Personas que se lavan las manos como el gobernador romano y dejan correr el agua de la historia sin comprometerse", ha dicho.

De esta manera, ha resaltado que "hay otros que interpretan mal esta búsqueda de la verdad", que les lleva a la irracionalidad y al fanatismo, encerrándose en "su verdad" e "intentando imponerla a los demás". "Todo ser humano ha de indagar la verdad y optar por ella cuando la encuentra, aun a riesgo de afrontar sacrificios", ha precisado.

Finalmente, el Papa se ha referido al sacerdote Félix Varela, que podría ser declarado Venerable por la Iglesia Católica, como primer paso para su canonización.

Al concluir la ceremonia, el Papa se ha acercado al borde del presbiterio para saludar a los fieles que gritaban, al tiempo que Raúl Castro ha subido hasta el altar para saludarle. Allí, Benedicto XVI y Castro se han estrechado la mano y han conversado brevemente. Al volver a despedirse ambos dirigentes, los gritos por el Papa se repitieron.