26 de junio de 2013

AMP.- EEUU.- El Supremo de EEUU considera inconstitucional limitar el matrimonio a la unión entre hombre y mujer

El alto tribunal da luz verde a las bodas gays en California

WASHINGTON, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo estadounidense ha tachado de inconstitucional la Ley en Defensa del Matrimonio (DOMA) de 1996, según la cual la definición de matrimonio queda limitada a la unión entre un hombre y una mujer y, por tanto, las parejas formadas por dos personas del mismo sexo no tienen derecho a determinados beneficios federales.

Por cinco votos a cuatro, el Supremo ha dado la razón a Edith Windsor, de 84 años, que tras 40 años de relación con su mujer, Thea Spyer, con quien se casó en 2007, se encontró tras quedar viuda con que tenía que pagar más dinero para poder percibir la herencia que en el caso de parejas heterosexuales.

A Windsor se le aplicó la Ley DOMA, aprobada bajo la presidencia de Bill Clinton y que limita más de mil derechos federales en materia de impuestos, pensión o sanidad a los matrimonios formados por un hombre y una mujer. Casi dos décadas después, y con el propio Clinton renegado de la polémica norma, el Supremo ha abierto la puerta a que miles parejas de homosexuales que ya han contraído matrimonio en los estados en que es legal puedan reclamar beneficios hasta ahora inaccesibles.

"Aunque el Congreso tiene autoridad para diseñar leyes de acuerdo a su concepción de la política nacional, no puede negar la libertad protegida por la Cláusula del Debido Proceso de la Quinta Enmienda", ha explicado el magistrado portavoz de la mayoría, Anthony Kennedy. En este sentido, ha asegurado que el hecho de que "algunas personas casadas" sean "menos respetadas que otras" supone una "violación" de la Constitución.

Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el fallo conocido este miércoles representa "un paso histórico para la igualdad" en materia de matrimonio. "Love is Love" (El amor es amor), ha escrito en Twitter el primer mandatario norteamericano que se ha pronunciado públicamente en favor de las bodas gays.

En un comunicado posterior, Obama ha reiterado que la ley DOMA "trataba a parejas gays y lesbianas que se quieren y están comprometidas como personas de clase inferior". "El Tribunal Supremo ha resuelto que eso está mal y nuestro país es mejor por ello", ha apostillado el presidente, que ha querido desmarcar el fallo de cualquier controversia religiosa recordando que la libertad de credo sigue siendo "vital".

La sentencia del Supremo extiende con efecto inmediato los beneficios vetados hasta ahora para los matrimonios homosexuales y da más margen de maniobra para el Gobierno, que en 2011 renunció a defender ante los tribunales la ley ahora derogada por entender que era inconstitucional pese a haber sido aprobada en el Congreso.

Obama ha dado orden al fiscal general, Eric Holder, de que el Departamento de Justicia revise todos los estatutos federales para asegurar que, en la práctica, se cumple la decisión del Supremo.

En la calle, cientos de personas han celebrado junto a la sede del tribunal la sentencia conocida este miércoles. Edith Windsor, cuya lucha judicial ha sido clave para estas celebraciones, ha aplaudido que "los niños que nazcan hoy vayan a crecer en un mundo sin DOMA", según informa la cadena NBC.

CALIFORNIA

El Supremo también tenía sobre la mesa analizar la constitucionalidad de la Proposición 8 de California, en base a la cual dicho estado limitó el matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer.

El alto tribunal ha determinado, por cinco votos a cuatro, que los defensores de la Proposición 8 no estaban legitimados para exponer su recurso ante el Supremo y, por tanto, ha validado indirectamente la sentencia de una corte de menor instancia que tumbó dicha medida, aprobada en 2008 en referéndum.

El juez John Roberts ha alegado que "nunca antes" la corte ha aceptado como denunciante a una "parte privada" que quiere defender la constitucionalidad de una ley al margen del criterio de las autoridades del estado en cuestión.

El Tribunal Supremo ha evitado, de esta forma, pronunciarse sobre una definición más amplia del matrimonio que podría haber sido aplicada a todo el país.

El gobernador de California, Jerry Brown, ha advertido en un comunicado de que ahora todas las autoridades del estado deben cumplir el fallo, porque "el matrimonio entre personas del mismo sexo es ya una realidad".

Si California --estado más poblado del país-- finalmente vuelve a celebrar bodas entre personas del mismo sexo, algo que podría ocurrir en el plazo de un mes, el 30 por ciento de los norteamericanos vivirá en un territorio donde este tipo de uniones están legalizadas, según 'The New York Times'.