14 de marzo de 2019

Un año después del asesinato de la activista brasileña Marielle Franco, ¿cómo sigue la investigación?

Un año después del asesinato de la activista brasileña Marielle Franco, ¿cómo sigue la investigación?
CRIS FAGA/ZUMA WIRE/DPA

   BRASILIA, 14 Mar. (Notimérica) -

   La campaña de Amnistía Internacional (AI) para pedir justicia por la muerte de la concejala y activista brasileña Marielle Franco dice así: "Negra, bisexual, incómoda. A la defensora Marielle Franco le pegaron cuatro tiros". Y continúa: "A Marielle Franco alguien le quiso cerrar la boca. Marielle era negra y nació pobre. Era madre soltera y bisexual. Marielle era una luchadora y lo hacía por los derechos humanos de la gente en las favelas de Río de Janeiro. Marielle era concejala de la ciudad. Llevaba años denunciando asesinatos por parte de la policía. Su influencia política iba a más y se había convertido en una persona incómoda".

   Este jueves se cumple un año de su asesinato y las incógnitas en torno a este caso todavía son muchas. Hace apenas dos días, las autoridades brasileñas detenían a dos sospechosos de haber cometido el crimen contra la que fuera concejala por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL). Ambos detenidos habían pertenecido a la policía militar brasileña. Ronnie Lessa estaba retirado mientras que Élcio Vieira de Queriroz había sido expulsado del cuerpo, según informaban los medios locales tras el arresto.

   Franco fue asesinada hace un año cuando regresaba a su casa tras participar en un evento llamado 'Mujeres negras moviendo estructuras'. Desde otro coche le dispararon tanto a ella como a su chófer, Anderson Gomes, que también falleció.

   El sigilo con el que se ha llevado la investigación ha sido interpretado por diferentes organizaciones como un abandono de la misma y todas ellas, encabezadas por AI, exigen al Gobierno una investigación "imparcial, independiente y exahustiva". El pasado mes de noviembre, el Ministerio de Seguridad Pública denunció que "un supuesto grupo organizado ayudado por la policía estaría actuando para obstaculizar las investigaciones".

   "Es una sospecha grave sobre la que necesitamos que las nuevas autoridades federales respondan", afirmó entonces Jurema Werneck, directora Ejecutiva de Amnistia Internacional Brasil.

DETALLES DEL ASESINATO

   Las pruebas presentadas hasta la fecha, así como las investigaciones, indican que el crimen fue planificado con al menos tres meses de antelación. Los agresores esperaron durante horas a que la concejala saliera del evento y la siguieron hasta el lugar donde finalmente terminaron con su vida. Casualidad o no, en ese lugar no había en ese momento ninguna cámara en funcionamiento ni de edificios ni de comercios que pudiese haber arrojado algo de luz a la investigación.

   Los disparos se realizaron con un silenciador en torno a las once horas de la noche. Según recoge la prensa brasileña, Ronnie Lessa sería el autor material de los disparos y la persona que habría estado durante varios meses investigando cada paso que daba Franco. Lessa, que en 1998 fue homenajeado como 'agente militar ejemplar', "ya había levantado sospechas de implicación con grupos criminales", afirma 'Actualidad RT'.

   Élcio Vieira de Queiroz, por su parte, sería quien conducía del vehículo desde el que Franco fue disparada. Había sido expulsado de la Policía Militar en 2016 "por prestar servicios de seguridad privados e ilegales", según 'RT'. El mismo medio sostiene que en 2011, además, estuvo implicado en la Operación Guillotina, "donde le acusaban tanto a él como a otros policías de corrupción y de asociación con grupos de tráfico de drogas".

   Ambos sospechosos fueron detenidos en la madrugada del martes en sus residencias. Lessa vivía en el mismo complejo residencial de lujo en el que tiene una casa el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aunque las investigaciones no han indicado indicios de relación entre ambos por el momento.

DEFENSORA DE LOS DDHH

   Marielle Franco se presentaba a sí misma como "madre, lesbiana, feminista y cría de la favela". Toda su vida la dedicó a denunciar la exclusión social y la estigmatización a la que está sometida la población negra y afrodescendiente en Brasil. En octubre de 2016, tras un proceso electoral, fue elegida concejala y comenzó a trabajar en la Cámara municipal de Río de Janeiro.

   En el año y medio que participó en política --hasta su muerte-- logró que se aprobase un proyecto para crear 'Casas de Parto' que mejorasen las condiciones de las mujeres que acababan de parir y fue la promotora de la campaña 'No es No' contra el acoso sexual, que se popularizó durante el Carnaval de Río de Janeiro en 2017.

Para leer más