30 de junio de 2016

Aparece un cuerpo mutilado cerca del campo de voleibol de los Juegos de Río

Aparece un cuerpo mutilado cerca del campo de voleibol de los Juegos de Río
REUTERS

BRASILIA, 30 Jun. (Notimérica) -

La violencia sigue sacudiendo a Río de Janeiro, sede Olímpica, a falta de pocos días para que comiencen los Juegos de Brasil. Este miércoles, un trabajador de la playa de Copacabana descubrió partes de un cuerpo humano mutilado varadas en la orilla.

El macabro hallazgo tuvo lugar a pocos metros de donde se realizará el torneo de voleibol de playa en los Juegos Olímpicos que comenzarán el próximo 5 de agosto.

Según reporta 'CNN Español', el oficial de la Policía militar brasileña André Luiz encontró un pie desmembrado y otra parte del cuerpo aún sin identificar. Las circunstancias que rodean a la muerte de esa persona aun son desconocidas.

Así, a falta de poco más de un mes para que comience la competición deportiva más prestigiosa del planeta, Brasil suma a los problemas que ya sufre tales como la crisis económica o la alarma por el virus Zika, un alto índice de criminalidad que pone en duda la seguridad de la ciudad sede.

Esta misma semana fueron halladas otras dos personas asesinadas: una doctora de 35 años y el policía militar Denilson Theodoro de Souza.

La mala situación financiera de Río preocupa al gobernador interno, Francisco Dornelles, quien advirtió que los Juegos podrían ser un "gran fracaso" porque el estado no tiene presupuesto.

"Soy optimista acerca de los Juegos, pero tengo que mostrar la realidad. Podemos hacer unos grandes Juegos Olímpicos, pero si no se toman algunas medidas, pueden ser un gran fracaso", dijo al diario brasileño 'O Globo'.

Tal es la situación, que la región carioca decretó el pasado viernes 17 un estado de emergencia económica, llegando incluso a pedir socorro para la celebración de los Juegos Olímpicos.

El estado incumplió los pagos de la deuda y se vio obligado a retrasar compras y pagos de salarios para los trabajadores de varios sectores, desde la salud a la policía.

La frustración por el impago a los miembros de las fuerzas del orden desbordó en varias protestas. Hace dos días, manifestantes sostuvieron una pancarta en el aeropuerto en la que se podía leer: "Bienvenido al infierno. La policía y los bomberos no reciben su paga, quien venga a Río de Janeiro no estará a salvo".