17 de julio de 2016

La apertura temporal de la frontera con Colombia atrae a miles de venezolanos

La apertura temporal de la frontera con Colombia atrae a miles de venezolanos
REUTERS/CARLOS EDUARDO RAMIREZ

CARACAS, 17 Jul. (Reuters/Notimérica) -

Miles de venezolanos se han movilizado hasta el cruce de la frontera con Colombia para poder comprar alimentos y medicinas en la nación vecina, aprovechando una nueva apertura temporal de los pasos limítrofes este fin de semana.

La decisión del Gobierno venezolano de levantar por unas horas la prohibición de entrar y salir por los cruces a Colombia, que mantiene desde el año pasado, animó a muchos que viven a cientos de kilómetros de la frontera a viajar para ingresar en el territorio colombiano y abastecerse de bienes de primera necesidad, difíciles de conseguir desde hace meses.

El gobernador de Táchira, el oficialista José Vielma, sorprendió a muchos al permitir que se abrieran los pasos fronterizos a Colombia el sábado y domingo durante el día, después de autorizar por primera vez la medida siete días antes por apenas 12 horas.

"Llegamos a las dos de la madrugada y dormimos aquí en la calle", ha señalado Erna Millán, de 59 años, antes de cruzar hacia Colombia tras un viaje de 12 horas que hizo con amigos en un vehículo particular desde la ciudad costera de Puerto Cabello.

"Vine a comprar medicinas porque no las consigo en mi país y también voy a comprar el kit de cesárea de mi hija que está a punto de dar a luz", ha agregado Millán.

Como ella, una multitud ha comenzado a transitar hacia el puente que comunica la ciudad fronteriza de San Antonio del Táchira con Colombia, a primeras horas de este domingo, cuando las autoridades de ambos países comenzaron agilizar el paso nuevamente.

Al inundar el puente, algunos gritaban consignas contra el Gobierno de Venezuela, que preside Nicolás Maduro, y que decidió hace un año el cierre temporal de la frontera, con el fin, según destacaron, de evitar las actividades paramilitares y el comercio ilícito.

La caída de los precios del petróleo, la fuente principal de ingresos del Gobierno venezolano, ha complicado los programas públicos de importación y venta de bienes de primera necesidad y ha obligado a recortar severamente la venta de dólares al sector privado, que redujo al mínimo su actividad.

El presidente Maduro sostiene que su Gobierno es víctima de una "guerra económica", dirigida por adversarios políticos con la ayuda de Estados Unidos para derrocarlo.

Ya desde el sábado los terminales de autobuses y hoteles en esa zona de frontera al occidente del país se llenaron de compradores venezolanos que aguardaban la apertura temporal, según han destacado varios testigos.

El sábado cruzaron a Colombia cerca de 50.000 venezolanos, según ha informado el director de Migración de esa nación, Christian Krüger. "Para hoy esperamos que está cifra supere los 75.000 registros", ha agregado este domingo.

La primera vez que el gobernador del estado fronterizo de Táchira autorizó la apertura de la frontera se movilizaron unas 35.000 personas.

En la nación iberoamericana los venezolanos deben permanecer largas horas haciendo filas para comprar alimentos y medicinas en supermercados y farmacias, sin ninguna garantía de que conseguirán los productos que demandan.

"Vengo a comprar lo que no se consigue, arroz, caraotas (frijoles), lentejas, azúcar, papel higiénico", ha señalado Elizabeth Pérez, una empleada pública de 47 años, que vive en la capital. "Me vine hace unos días con un grupo de personas para esperar pasar hoy a Colombia. Estamos comiendo una sola vez al día", según ha explicado.