2 de julio de 2009

Los archivos exculparán a Pío XII, según el Vaticano

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters/EP) - Los archivos secretos del Vaticano sobre Pío XII podrían abrirse en unos cinco años y le exonerarán de las acusaciones de que hizo la vista gorda al Holocausto, dijo el jueves el responsable de los archivos.

"Fue un gran Papa, que, como saben, es atacado por su presunto silencio sobre la Shoah", dijo monseñor Sergio Pagano, utilizando la palabra en hebreo para el Holocausto.

"Pero en realidad hizo muchas cosas por los judíos y por prisioneros de la Segunda Guerra Mundial", agregó.

Algunos judíos han acusado a Pío XII, cuyo papado duró de 1939 a 1958, de no hacer lo suficiente para ayudar a los judíos, una acusación que sus seguidores y el Vaticano niegan.

Los judíos llevan años pidiendo al Vaticano que abra los archivos lo antes posible para que puedan ser estudiados por expertos y han pedido al Papa Benedicto XVI que congele el proceso que podría hacer santo a Pío XII hasta que todos los archivos puedan ser examinados.

Pagano dijo que 20 archivistas del Vaticano estaban trabajando a tiempo completo en los millones de páginas de documentos en más de 15.000 lotes referentes al papado de Pío XII.

Dijo que se necesitaban cinco o seis años más de trabajo para preparar y catalogar los archivos, y señaló que creía que deberían estar abiertos a todo el mundo.

"Habrá algunas sorpresas agradables, incluso en lo que se refiere a los judíos", declaró Pagano, añadiendo que el Papa no permaneció inactivo cuando los judíos eran acorralados para su deportación en octubre de 1943.

"El Papa Pío XII asumió grandes riesgos, incluso riesgos personales muy grandes, para salvar a judíos. No puedo decir más ahora, pero quienquiera que quiera abrir los ojos, en cinco o seis años podrá hacerlo", declaró.

El Vaticano mantuvo que Pío XII trabajó en silencio entre bastidores porque intervenciones directas podrían haber empeorado la situación tanto para judíos como para católicos en Europa. Muchos judíos han rechazado esta posición.

El Papa Benedicto XVI ha recibido grandes presiones tanto desde el lado católico como del judío sobre la posible santidad de Pío XII.

Seguidores católicos de Pío XII quieren que acelere el proceso, mientras que la mayoría de los judíos cree que hacer santo a Pío XII haría un daño irrevocable a las relaciones católico-judías.

El departamento del Vaticano encargado de las santificaciones votó en el 2007 a favor de un decreto que reconoce las "virtudes heroicas" de Pío XII, un paso en un largo proceso hacia su posible santidad que comenzó en 1967.

Benedicto XVI no ha aprobado hasta ahora el decreto -necesario para la beatificación, el último paso antes de la santidad - optando por lo que el Vaticano ha calificado como un período de reflexión.