7 de abril de 2011

Argentina.- Las Abuelas de la Plaza de Mayo encuentran a la nieta 103

BUENOS AIRES, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las Abuelas de la Plaza de Mayo han anunciado "con inmensa alegría" el hallazgo de la nieta número 103, hija de Cecilia Beatriz Barral y de Ricardo Horacio Klotzman, quienes desaparecieron el 2 de agosto de 1976 en la ciudad de Rosario, ubicada en la provincia de Santa Fe, en el centro de Argentina.

"Ahora la joven puede reencontrarse con su familia biológica y con su hermana, que la buscaron desde siempre junto con Abuelas, y así, con su verdad y su historia, desandar el camino hacia su real identidad", recoge el comunicado divulgado por la organización.

La chica, "como ha ocurrido en otros casos", se negaba a que sus muestras de ADN fueran cotejadas con las del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), donde están almacenadas las de todas las familias que han denunciado la desaparición de sus parientes durante la dictadura militar (1976-1983).

Sin embargo, un juez federal ordenó que se realizaran la extracción y la comparación con las muestras del BNDG, de acuerdo con lo establecido en la legislación argentina. "El 20 de marzo se empezó con el proceso que ayer dio el feliz resultado", señala la nota.

Sus padres fueron secuestrados en el domicilio familiar, en un operativo en el que murió un amigo. Las pruebas documentales apuntan a que se trató de una acción conjunta del Ejército y la Policía, en la que participaron agentes de Inteligencia responsables del Centro Clandestino de Detención de Fisherton, adonde fue trasladada la pareja.

En el momento del secuestro, Cecilia estaba embarazada de nueve meses, a la espera de salir de cuentas. Fue vista por última vez el 11 de agosto de 1976, dentro de dicho centro, aunque más tarde fue trasladada para dar a luz. Su hija fue dada en adopción por el juez Luis Vera Candiotto, quien recientemente ha sido procesado por su implicación en casos similares.

Ricardo y Cecilia eran militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT-ERP) y trabajaban como profesores. En el caso de la mujer, ya había sido detenida con anterioridad, el 25 de septiembre de 1972, mientras colgaba una bandera de dicha formación, aunque fue liberada ocho meses después, en el marco de la amnistía a los presos políticos decretada por el Gobierno de Héctor José Cámpora.