13 de abril de 2014

Cinco heridos por un tiroteo entre camioneros

BUENOS AIRES, 13 Abr. (Notimérica/EP) -

   Un tiroteo durante la asamblea anual del Sindicato de Camioneros de Santa Fe, celebrada en Rosario (Argentina), ha dejado cinco heridos, dos de ellos en situación grave. El enfrentamiento se ha producido por un choque entre facciones rivales del gremio.

   Tres de los heridos ya han sido dados de alta mientras que los otros dos permanecen ingresados en el hospital de Emergencias de Rosario, uno con un disparo que le entró por la nuca y le salió por la boca y otro que recibió dos balazos, uno en el pecho y otro en el abdomen, según ha publicado la agencia de noticias Télam.

   El fiscal del caso, Adrián Spelta, ha explicado que el incidente se produjo un kilómetro antes del camping que posee el Sindicato de Camioneros en la localidad de Pérez, al oeste de Rosario. La investigación del caso ya ha requisado 150 automóviles ubicados en el camping del gremio en busca de las armas.

   El objetivo de la reunión era realizar la asamblea anual para aprobar el balance de la asociación gremial, por lo que no había elecciones ni temas importantes en la agenda que puedan explicar el ataque. De acuerdo con la investigación, un pequeño grupo contrario al sector oficialista liderado por Marcelo Dainotto comenzó a disparar.

   La facción oficialista es afín al Secretario General de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT), Hugo Moyano. Cuatro miembros de este sector llegaron a la asamblea con militantes del oficialismo y fue entonces cuando les dispararon.

   Después del tiroteo, el grupo opositor llevó a cabo la asamblea, en la que destituyeron a Marcelo Dainotto, aunque se desconoce la validez de esta decisión.

LOS ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

   El enfrentamiento entre facciones del Sindicato de Camioneros de Santa Fe tiene como antecedente el crimen del tesorero de la Federación nacional del gremio, Abel Beroiz, que fue asesinado a tiros el 27 de noviembre de 2007 cuando retiraba su coche del Automóvil Club de Rosario.

   Los autores del crimen eran dirigentes del sindicato y estaban enfrentados al tesorero, que en aquel momento era la mano derecha de Hugo Moyano.