8 de octubre de 2007

Argentina.- Consumidores y comerciantes declaran una semana de boicot al tomate por los alto precios

BUENOS AIRES, 8 Oct. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Asociaciones de comerciantes y de consumidores comenzaron hoy una semana de "boicot al tomate" en la que proponen no comprar esa hotaliza hasta que bajen sus precios, que en las últimas semanas alcanzaron precios récord.

Durante las últimas semanas el precio de un kilo de tomates frescos llegó hasta los 15 pesos el kilo (3,36 euros), cuando según el cuestionado Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el kilo de tomates frestos cuesta 3,99 pesos (89 centavos de euro).

La subida de precios del tomate es el más destacado, en una cesta alimentaria en la que también se desc¡tacan los incrementos en el precio de las papas, las cebollas, los zapallitos y otras verduras, según las entidades que agrupan a los consumidores.

La protesta comenzó esta mañana con una manifestación frente al tradicional Mercado de San Telmo, donde los consumidores repartieron volantes en los que proponen a los compradores que "no consuman tomates hasta que baje el precio".

El boicot es impulsado entidades como Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), el Centro de Educación al Consumidor (CEC), la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (ADDUC), la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y Unión de Usuarios.

El titular de la Asociación de Defensa del Usuario y Consumidor, Pedro Buzetti, dijo que el objetivo de la protesta es "rechazar las prácticas abusivas de los empresarios que aumentaron el precio del tomate a valores inaccesibles para la mayoría de los argentinos".

En declaraciones a Radio América dijo que con la protesta "se va a lograr una bajada sustantiva en el precio del tomate porque el que entró hoy a las verdulerías y supermercados debería quedar sin vender. Queremos que ni consumidores ni comerciantes lo compren".

A la medida también se adhieren asociaciones de comerciantes, como la que agrupa a más de 600 propietarios de supermercados pertenecientes a ciudadanos chinos que propusieron con comprar tomates frescos durante las próximas dos semanas.