23 de octubre de 2006

Argentina.- Ecologistas de las provincias de Mendoza y La Pampa denuncian el impacto de las explotaciones mineras

Afirman que ponen "en grave riesgo todo el entorno, por la contaminación de los cauces de los ríos"

BUENOS AIRES, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización ecologista argentina Alihuen denunció la semana pasada ante la Comisión de Ríos Interprovinciales de la Cámara de Diputados de la provincia de La Pampa que los proyectos de las minas de Potasio Río Colorado y Minera Chapleau Argentina, ubicados en la provincia de Mendoza, entrañan riesgo de contaminación para los ríos Colorado y Atuel, y los manantiales del oeste de La Pampa.

Alihuen, junto con las organizaciones Nativa, Grupo Ideas y Oikos, entregaron en un informe los casos de contaminación que han ocasionado estas empresas en otros lugares.

En este sentido, el presidente de la Asociación Alihuen, Leandro Altolaguirre, afirmó que "los proyectos mineros ponen en grave riesgo todo el entorno por la contaminación de los cauces de los ríos, arroyos y aguas subterráneas, además del agotamiento de las vertientes de agua mineral. Esto afectará en el futuro a la economía de la zona, además de graves consecuencias para la salud de sus habitantes".

Las minas están ubicadas en el extremo sur de Mendoza, en Malargüe, a escasa distancia del río Colorado, y en un punto que comparten otras cuatro provincias, además de Mendoza. Las autoridades calculan que en el futuro se producirán 2,4 millones de toneladas de cloruro de potasio destinado a fertilizantes.

Las obras llevadas a cabo en la mina Potasio Río Colorado, que se encuentra a escasos kilómetros de la frontera entre Mendoza y La Pampa, pertenecen a una sociedad subsidiaria argentina del grupo anglo-australiano Río Tinto, una de las empresas mineras más importantes a del mundo, y que pretende colocar a Argentina como el primer exportador de este mineral en Latinoamérica y el quinto a nivel mundial.

Por otra parte, las minas Anchoris, La Cabeza, y Minera Chapleau ya se están explotando en el distrito de Punta del Agua, según informa la empresa Río Tinto.

Las organizaciones ecologistas, por su parte, defienden que "habrá contaminación ya que las explotaciones mineras necesitan, como requisito imprescindible para funcionar, miles de litros de agua del río Colorado". Además, defienden que "la consecuencia de todo este proceso industrial, será la liberación de montañas de sal".

"En estos lugares", añaden las organizaciones, "se encuentran las principales y más puras reservas de agua mineral del sur de la provincia y su contaminación nos afecta de forma directa".

EXIGEN LA SUSPENSIÓN DE LAS EXPLOTACIONES MINERAS

Según Altolaguirre, "la instalación de minas es inmoral e inaceptable porque destruyen nuestras fábricas de agua y descargan grandes volúmenes de metales pesados y residuos tóxicos en la cuencia de los ríos, contaminando aguas superficiales y subterráneas".

Por lo tanto, añadió Altolaguirre, "pedimos que se suspenda definitivamente las autorizaciones para la exploración y explotación de estos recursos".

Esta semana pasada, el senado de Mendoza sancionó el proyecto de ley presentado por el senador Jorge Difonso Puchol en el que se solicita la suspensión de la concesión de derechos mineros, exploraciones o explotaciones metalíferas a cielo abierto, hasta que la provincia de Mendoza apruebe el Plan Ambiental de la Ley 5961 o cada departamento se manifieste a favor o en contra de dicha actividad.

El proyecto de Ley irá esta semana a la Cámara de Diputados para su discusión. De momento, las empresas cuentan con un permiso provisional para ejercer la actividad y esperan la autorización para una concesión definitiva por parte de la Administración.