2 de mayo de 2007

Argentina.- Los forenses dictan que el conductor que chocó contra la residencia de Kirchner es "inimputable"

BUENOS AIRES, 2 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Un estudio realizado por peritos forenses determinó que el conductor de un camión que el pasado sábado volcó frente a la casa del presidente Néstor Kirchner en Río Gallegos, un hecho que el gobierno calificó como un atentado, es "inimputable" y no comprende la criminalidad de sus actos.

Una psiquiatra y un psicólogo que entrevistaron a Walter Mansilla, detenido después del accidente frente a la casa del presidente argentino, sostuvieron en un dictamen que presentaba "un cuadro psicopatológico compatible con psicosis paranoide", informa hoy el diario 'Clarín'.

"Mansilla no se encuentra en condiciones de declarar, dado que existe actividad delirante que disminuye su comprensión y altera su capacidad adaptativa", dice el trabajo firmado por la psiquiatra María Inés Malizia y el psicólogo Gastón Mendicoa.

Un primer informe, realizado el mismo sábado, había sostenido que Mansilla comprendía la criminalidad de sus actos, lo que llevó al ministro del Interior, Aníbal Fernández, a afirmar que el conductor del camión había intentado perpetrar un atentado contra el domicilio de Kirchner, quien en esos momentos se encontraba en Buenos Aires.

La jueza que investiga el caso, Valeria López Lestón, ordenará ahora un nuevo peritaje, que será realizado por especialistas de la Corte Suprema de Justicia de la nación, para determinar si Mansilla debe ser juzgado por el accidente o debe ser sometido a un tratamiento psiquiátrico.

Los dos especialistas de la Justicia de Santa Cruz concluyeron que Mansilla "no posee capacidad para actuar en un proceso penal pues no existen facultades para entender sus posibles consecuencias" y recomendaron que se tratado por especialistas.

El propio presidente Kirchner se había referido al accidente como un atentado al hablar el lunes en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, y al revelar que "a mí me amenazan diaria y cotidianamente por los derechos humanos".

"Si me tiran un camión contra mi casa, es de casualidad; si le hubiera pasado a cualquier dirigente de la oposición dicen que falta seguridad o que está orquestado por el Gobierno", agregó el presidente argentino al hablar durante un acto en la Casa de Gobierno.