12 de febrero de 2008

Argentina.- El Gobierno de Cristina Fernández analiza suspender el obispado de las Fuerzas Armadas, vacante desde 2007

BUENOS AIRES, 12 Feb. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El gobierno argentino analiza eliminar el cargo del obispado castrense, que está vacante desde abril de 2007, cuando se jubiló de su cargo el último obispo, monseñor Antonio Baseotto, quien mantuvo una fuerte polémica con el entonces ministro de Salud, Ginés González García, informa hoy la prensa local.

Argentina y el Vaticano firmaron en 1957 un acuerdo por el cual se creó una vicaría de la Iglesia Católica dentro de las Fuerzas Armadas, cuyo funcionamiento está financiado desde entonces por el Estado argentino.

Las funciones del vicario castrense se pusieron en tela de juicio cuando Baseotto dijo públicamente que al entonces ministro González García habría que tirarlo al mar con una piedra en el cuello a raíz de su postura en favor de despenalizar el aborto.

Desde entonces, las relaciones entre el Gobierno argentino y la Iglesia han sido traumáticas a pesar de que tanto el ex presidente Néstor Kirchner como su esposa, la actual mandataria Cristina Fernández, aseguran profesar la religión católica.

Según informa hoy el diario 'La Nación', el Gobierno argentino analiza ahora disolver el obispado castrense, vacante desde la jubilación de Baseotto, con el convencimiento de que en las Fuerzas Armadas no se debe dar preferencia a ningún culto.

La decisión se analiza mientras el Vaticano aún no ha otorgado el plácet correspondiente al designado embajador argentino ante la Santa Sede, el ex ministro de Justicia Alberto Iribarne. Según la prensa local, el retraso obedece a que Iribarne es divorciado.