30 de agosto de 2006

Argentina.- La inseguridad en Buenos Aires motiva un intenso debate político y dos manifestaciones mañana

BUENOS AIRES, 30 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La inseguridad en Buenos Aires y en los distritos cercanos es la causa de una fuerte polémica, que ha derivado en la convocatoria de dos manifestaciones que tendrán lugar mañana, jueves: una para pedir leyes más duras contra la delincuencia y otra para exigir que se respeten las garantías legales y el respeto a los derechos humanos.

El ingeniero Juan Carlos Blumberg, cuyo único hijo fue secuestrado y asesinado el 23 de marzo de 2004, es quien convoca la marcha que partirá de la Plaza de Mayo para pedir más medidas para combatir la inseguridad en la capital argentina.

Blumberg denunció que el Gobierno de Néstor Kirchner estaba en contra de la convocatoria, después de que trascendiera que el subsecretario de Tierras para el Habitat, Luis D'Elía, anunciara la realización de un acto a la misma hora que el propuesto por Blumberg, aunque la convocatoria quedó finalmente en suspenso.

El presidente del club Boca Juniors, diputado nacional y líder del partido PRO, Mauricio Macri, ya anunció que asistirá a la marcha en Plaza de Mayo, mientras no se descarta que Blumberg pudiera ser candidato a algún cargo en las elecciones que se realizarán el año próximo.

Simultáneamente a la marcha de la Plaza de Mayo, el premio Nobel de la Paz de 1980, Adolfo Pérez Esquivel, convocó hoy a asistir a un acto en el Obelisco de la ciudad para pedir el respeto a los derechos humanos.

"Sí a la vida, no a la represión. Basta de violencia, no le regalemos la calle a la mano dura", dice el lema del acto. "El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y el Servicio Paz y Justicia (Serpaj) convocan desde el colectivo 'Cuidemos a nuestros pibes', a todas las organizaciones y personas a sumarse, en contra de las propuestas represivas y a favor de la justicia, la libertad y la vida", dice el texto de la convocatoria.

"Cuando el miedo y la venganza irracional impulsan los reclamos de una sociedad se producen las peores tragedias históricas", agrega la declaración, que sostiene además que "decir no a la mano dura es un imperativo ético político".