25 de septiembre de 2007

Argentina.- El jefe de gabinete dice que el discurso de Kirchner en la ONU no debe llamar a la ofensa de nadie

BUENOS AIRES, 25 Sep. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dijo hoy que "no debe llamar a la ofensa de ningún país del mundo", el discurso que el presidente Néstor Kirchner pronunciará hoy ante la asamblea de las Naciones Unidas, en el que se espera que haga alguna referencia a la falta de colaboración del gobierno de Irán para esclarecer el atentado contra la sede de la mutual judía AMIA.

"No hay que esperar más que una reivindicación de los derechos soberanos de la Argentina, que son derechos no sólo económicos, sociales y territoriales, sino también en algún caso puntual a reclamar que un hecho que ha ocurrido en su territorio no quede impune", dijo Fernández en declaraciones a radio Belgrano.

La Justicia argentina pidió la captura de cinco ex funcionarios del Gobierno de Irán, entre los se encuentran el ex presidente Akbar Ashemi Rasfanjani, a quienes se responsabiliza de haber organizado el ataque contra la sede de la AMIA, en el centro de Buenos Aires. De todos modos, Interpol aún no resolvió si dará víaa libra a esas capturas, algo que se resolverá durante una reunión en noviembre.

"Esto no debe llamar a la ofensa de ningún país del mundo porque no es el poder político el que lo reclama, sino la justicia de ese país", afirmó Fernández en referencia al esperado pronunciamiento de Kirchner, reclamado por dirigentes de la comunidad judía en la Argentina.

"Hay un compromiso de siempre que tiene el gobierno nacional por desentrañar la verdad de lo que ocurrió en ese atentado" y precisó que "hay jueces interviniendo, no es una comisión especial del Poder Ejecutivo la que está investigando".

"Que nosotros pidamos que la comunidad de naciones colaboren con nuestros jueces para desentrañar la verdad no me parece un exceso de ningún modo", agregó el jefe de los ministros. El atentado contra la AMIA provocó la muerte de 85 personas.