15 de enero de 2007

Argentina.- Julio Bocca se despide de los escenarios españoles con el espectáculo 'Adiós hermano cruel'

El bailarín argentino espera "feliz" el día de su última aparición en público, el 22 de diciembre en la plaza del Obelisco de Buenos Aires

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El bailarín argentino Julio Bocca se despedirá definitivamente de los escenarios españoles con el espectáculo 'Adiós hermano cruel', que representará en primer lugar en el Teatro Albéniz de Madrid del 7 al 25 de febrero próximo, para posteriormente, iniciar una gira por otras ciudades de España (Zaragoza, Valencia, Pamplona, Logroño, Roquetas, Alicante, Cádiz y Bilbao).

Bocca, que se mostró tajante al afirmar que dejará de bailar definitivamente después de esta retirada, confesó hoy sentirse "feliz" y deseoso de que llegue el día 22 de diciembre de este año, fecha en la que actuará por última vez en público en la popular plaza del Obelisco de Buenos Aires.

Pensando en ese momento el bailarín adelantó que ha invitado a otras compañías de danza argentinas con las que ha bailado y también a grandes figuras de la danza que desea que le acompañen en esa fecha, como Tamara Rojo o Maximiliano Guerra. También Mercedes Sosa y Diego Torres son otros dos artistas que actuarán junto a Bocca en lo que él pretende que se convierta en "un gran concierto" y "una gran fiesta para todos". "Quiero que en esta última función la gente recuerde a un bailarín sobre el escenario", apostilló.

El espectáculo con el que Julio Bocca pondrá fin a su carrera en España, 'Adiós hermano cruel', es un ballet en dos actos con guión de Elio Marchi e inspirado en la película del mismo nombre y, a su vez, una versión libre de una obra escrita por John Ford en 1633. La música es de Lito Vitale y la coreografía de Ana María Stekelmann, colaboradora habitual de Bocca de quien el bailarín elogió "su forma de contar las cosas y de trabajar con la gente y su carácter exigente" así como la "libertad" que le ofrece para poder improvisar.

'Adiós hermano cruel' es una obra que interpretará el Ballet Argentino que dirige Bocca desde 1997, con Cecilia Figaredo como coprotagonista. Narra la historia de dos hermanos que luchan por su amor, una batalla que terminará trágicamente. Para el bailarín ésta es la segunda vez que puede interpretar un ballet completo. La anterior fue con 'Giselle'. "Creo que de esta manera es posible mostrar una parte artística y contar toda una historia", explicó.

La versión coreográfica de esta obra es, según dijo, contemporánea aunque también hay neoclásico. El caso de Cecilia Figaredo queda aparte puesto que se desarrolla en punta "para diferenciar su actuación y su personaje del resto de la compañía", señaló el bailarín. Asimismo, la atemporalidad de la acción ha sido otro aspecto buscado "para no encerrar la pieza en una época concreta y dar así a entender que es algo que pasó, pasa y puede pasar en el futuro.

CANSANCIO

Julio Bocca, que habló más de su despedida de los escenarios que de esta función, argumentó que la decisión de poner fin a su carrera ha venido motivada por "cansancio". "Aunque disfruto mucho encima de un escenario me cansa todo el trabajo previo y también las giras. Después de 25 años tengo ganas de levantarme cada día sin una responsabilidad concreta, sin tener que pensar qué obras escoger, qué aviones tomar o qué compromisos acordar", señaló.

"Mi primera ilusión es no hacer nada. Tan solo tengo programado un viaje a la Antártida, un lugar donde, por cierto, tampoco hay nada. Ya veremos qué dicta luego mi cabeza con el paso del tiempo y esto puede llevarme meses o años", confesó.

En cualquier caso, Bocca recordó que sigue adelante con el proyecto de su fundación y de su escuela y que además ha nombrado una codirectora, la bailarina Sara Nieto, que se encargará de todo mientras él no esté.

"ORGULLOSO Y AGRADECIDO"

Haciendo balance, Bocca aseguró no arrepentirse de nada y estar "orgulloso y agradecido" por todo lo que ha vivido. "Las operaciones que he tenido no han sido agradables pero me han hecho crecer y avanzar. Considero haber hecho mucho más de lo que esperaba al haber tenido la oportunidad de bailar grandes obras con grandes compañías y junto a grandes figuras de la danza. Es algo que no todos pueden decir", aseguró.

Asimismo el bailarín recordó a uno de sus grandes maestros, el alemán Wilhelm Burmann, quien le enseñó lo que supone tener "disciplina, fuerza y constancia en el trabajo" y le inculcó la importancia de entrenar duro para estar en forma al salir cada día al escenario.

Finalmente, Julio Bocca agradeció al público español su "cariño y respeto" y recordó una de las primeras ocasiones en las que se presentó en España, cuando tuvo que sustituir nada menos que a Mikhail Baryshnikov en Santander con apenas 19 años. "La acogida fue maravillosa" señaló aludiendo también a su grata actuación, el año pasado, junto a Tamara Rojo. "Quizás borre de mi memoria las funciones y los compromisos pero nunca olvidaré el cariño de la gente", aseguró.