21 de febrero de 2006

Argentina.- Más de 15 gallegos entre la tripulación de un pesquero británico apresado en aguas argentinas

Aetinape considera la detención un "chantaje" económico y asegura que por dos ocasiones se comprobó que estaba en aguas internacionales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El pesquero con pabellón británico 'John Cheek', apresado en aguas argentinas acusado de faenar sin licencia, cuenta con 16 ó 17 gallegos entre su tripulación de 31 personas, la mayoría de ellos de la comarca pontevedresa de O Morrazo.

Así lo confirmó a Europa Press el presidente de Asociación de Titulados Náutico-Pesqueros de España (Aetinape), José Manuel Muñiz, quien pudo hablar con la tripulación gallega del pesquero, entre la que hay también peruanos y chilenos.

Muñiz destacó que la tripulación le confirmó que todos están "bien" y, en estos momentos, navegan escoltados por la patrullera de la Prefectura argentina hacia el puerto de Comodoro Rivadavia, donde prevén llegar sobre las seis y media de la tarde, hora española.

Aetinape rechazó la acusación realizada por la autoridades argentinas de que el barco, de pabellón británico y que se dedica a las especies de merluza y pota, estuviese faenando en aguas de zona económica exclusiva del país latinoamericano y para las que no tiene licencia, ya que sólo dispone de autorización para operar en el sur del Atlántico.

Muñiz aseguró que, por dos ocasiones, el inspector del buque de guardacosta de Argentina comprobó a bordo del pesquero que éste se encontraba en aguas internacionales y no de competencia económica exclusiva del país latinoamericano, tal y como creían en un principio.

Concretamente, el inspector ordenó al pesquero 'John Cheek' que situase con el GPS un punto de referencia desde el barco a la costa para comprobar si estaba en aguas internacionales. Una localización que ratificó que no se encontraban en la zona económica exclusiva de Argentina, según Muñiz, por lo que le instó a localizar un segundo punto, con idéntico resultado.

No obstante, y según explicó Aetinape, el inspercto forzó un tercer intento. En esta ocasión, le ordenó un punto de localización que "no consta en al documentación marítima internacional", lo que finalmente provocó, "al no reconocer el sistema esa señalización", que diese dentro de las aguas exclusivas de Argentina.

Por estos motivos, Aetinape acusó a las autoridades argentinas de "manipular" el punto de referencia con el único objetivo de "recaudación económica" a través de la sanción y advirtió de que un pesquero de Marín ya sufrió el pasado año una actuación similar por parte de estas patrulleras.

"CHANTAJE A TODA REGLA"

Para Aetinape, se trata de un "chantaje a toda regla", ya que apuntó que los pesqueros suelen optar por no recurrir la multa y aceptar una ilegalidad inexistente, ya que el trámite del proceso judicial "suele ser más perjudicial, al dilatarse en el tiempo". Por contra, aceptar la sanción supone una liquidación del problema más rápido por parte de la empresa.

Muñiz insistió en que, aunque existe una participación pequeña de una empresa gallega en el pesquero, el pabellón del 'John Cheek' es británico, con base en el puerto Port Stalin en las Islas Malvinas.

De este modo, recordó que el proceso abierto es competencia exclusiva del Estado británico. No obstante, subrayó que "no hay que olvidar" que la mayoría de la tripulación del pesquero es gallego.

Una cuestión que también tiene en cuenta la Consellería de Pesca, quien garantizó a Europa Press que, una vez ratificado en el puerto de Comodoro la existencia de tripulación gallega, se le facilitará "toda la asistencia" que le soliciten, legal o de Embajada, aunque subrayaron el hecho de que el pabellón corresponde a Inglaterra.