18 de junio de 2007

Argentina.- Mendoza se paraliza con las protestas vecinales contra los proyectos mineros por creerlos contaminantes

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de 5.000 vecinos salieron a la calle y paralizaron completamente la provincia argentina de Mendoza este fin de semana en protesta por los mega-proyectos mineros que proliferan en la zona y para exigir una ley definitiva que les proteja de los impactos ambientales que éstos generan, según recoge la prensa local, que recuerda que, debido a la presión social que lleva semanas produciéndose, el Gobierno ha decidido suspender de forma cautelar y durante 90 días los proyectos mineros en la provincia.

Mientras, y pese al decreto que estos días firmó el gobernador de la provincia, Julio Cobos, para establecer la suspensión durante tres meses de los estudios ambientales en los proyectos mineros (minas metalíferas a cielo abierto), los manifestantes de la localidad mendozana de General Alvear decidieron continuar con los cortes de rutas y desde hoy analizarán la situación para decidir si continúan con las protestas.

El ministro de Gobierno, Sergio Marinelli, viajó personalmente a Alvear este fin de semana, donde llegó con el borrador del decreto en la mano. Éste establece la suspensión durante 90 días de la concesión de declaraciones de impacto ambiental con el fin de "intentar calmar", según la prensa, "las agitadas aguas". Según el ministro, con esta medida se detienen todos los proyectos en la etapa en que se encuentren y no pueden avanzar.

El funcionario también propuso rescatar el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo el pasado diciembre a la Legislatura para crear un marco regulatorio de la actividad minera y analizarlo de nuevo con la participación de todos los sectores.

La presencia del ministro se produjo como respuesta a la misiva donde los principales representantes de los sectores agrícola, ganadero, industrial y comercial --entre otros-- de la provincia de Mendoza, pedían a Julio Cobos que actuara a través de un decreto para poner punto final al conflicto.

Por su parte, el intendente Juan Carlos De Paolo y Adolfo Nieto, presidente de la Cámara de Comercio alvearense, reiteraron que este movimiento vecinal "no es contra la minería, sino contra la contaminación", y apostaron por "trabajar armoniosamente", de manera tal que los beneficios "sean para todos y sin perjuicios para nadie".

Con ello aludió a los productos químicos --especialmente cianuros y arsénicos-- que son empleados para separar de la roca el metal extraído (oro, plata o cobre) y que afectan a la salud de los vecinos y al Medio Ambiente de la zona.