14 de marzo de 2007

Argentina.- La OIM presenta un estudio sobre el tráfico de seres humanos y lanza una campaña de sensibilización

Esta actividad ilegal, que incluye la explotación laboral y sexual, recauda al año casi 25.000 millones de euros, según un estudio

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha lanzado hoy en Argentina una campaña con el lema 'Digamos no a la trata, no a la esclavitud moderna' y ha presentado el 'Estudio sobre el tráfico de personas con fines de explotación sexual en Argentina, Chile y Uruguay' para denunciar el funcionamiento de la captación y el reclutamiento de las víctimas, los mecanismos utilizados y las rutas del tráfico de seres humanos en los países investigados.

El objetivo de la campaña es sensibilizar a la población sobre el tráfico de personas, considerado como una de las nuevas formas de esclavitud moderna, y que somete a la explotación sexual y laboral a millones de personas del mundo al año.

Según el representante regional de la OIM para los países del Cono Sur de América Latina, Eugenio Ambrossi, "la campaña está dirigida a la población en general, en especial a las víctimas y potenciales víctimas".

La idea surgió porque, según denuncia Ambrossi, "existe un gran desconocimiento sobre los mecanismos y los riesgos de la trata de personas entre la población en general y también respecto a la magnitud que ha adquirido este delito en Argentina y en otros países de la zona", donde el tráfico de seres humanos recauda al año cerca de 32.000 millones de dólares (casi 25.000 millones de euros).

Se calcula que en 2005, más de dos millones de personas trabajaron en el país en condiciones de explotación. En 2006, la OIM llevó a cabo una investigación sobre el tráfico de personas que reveló que este delito está cobrando cada vez más importancia en Argentina.

Según la OIM, las víctimas del tráfico de seres humanos son inmigrantes que provienen tanto del exterior como del interior del país. Son personas que tratan de escapar de la pobreza y de la discriminación para mejorar sus vidas y enviar dinero a sus familias.

DENUNCIAR Y PREVENIR

Ambrossi señaló que la campaña pretende denunciar una nueva forma de esclavitud y un delito que está creciendo rápidamente por lo que es necesario que "haya una sensibilización respecto a esta realidad y que se entienda que cualquiera puede transformarse en una víctima".

Asimismo, pretende prevenir a las personas de caer en una de estas redes proporcionando información que permita minimizar el riesgo y que las víctimas sepan que tienen derecho a recibir asistencia, protección y apoyo y que existen lugares donde pedir ayuda para escapar de estas situaciones.

"Además esperamos que la información que puedan recibir a partir de una línea telefónica específica sirva para la elaboración de una política pública de prevención, asistencia y protección a las víctimas de esta terrible violación de los Derechos Humanos fundamentales", señaló Ambrossi.

Para ello, "es necesario institucionalizar programas de acción, circuitos de atención de emergencia y asistencia para la reinserción de las víctimas, entre otras necesidades urgentes", añadió Ambrossi.

INVISIBILIDAD

Según señala el 'Estudio sobre el tráfico de personas con fines de explotación sexual en Argentina, Chile y Uruguay', el tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual existe en los tres países estudiados.

El estudio destaca además que la visibilidad del tráfico humano en Argentina es "mediana", "escasa" en Chile e "inexistente" en Uruguay, sin embargo, señala que la adopción de medidas recientes en este ámbito en Argentina y Chile está permitiendo avanzar en la voluntad política de actuar contra esta situación.

La campaña 'Digamos No a la trata, no a la esclavitud moderna', diseñada por la OIM, será difundida en medios nacionales y locales y está compuesta por un spot de televisión y otro de radio, donde se promueve la línea gratuita de atención telefónica nacional que puso a disposición el Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia (INADI).