23 de noviembre de 2007

Argentina.- Todos los pasajeros y la tripulación del crucero accidentado en la Antártida abandonaron el barco

BUENOS AIRES, 23 Nov. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Todos los pasajeros y la tripulación del crucero Explorer, de bandera liberiana, que naufragó en el Océano Antártico tras chocar contra un iceberg, abandonaron el barco y se encuentran en botes salvavidas a la espera de otras naves que se dirigen a la zona, informó la Prefectura Naval Argentina.

El accidente ocurrió a las 0.50 de hoy, hora local, en proximidades de las islas Shetland, a 96 kilómetros de la Península Antártica y a unos mil kilómetros al sudeste de la ciudad argentina de Ushuaia, desde donde se coordinan las tareas de salvamento.

La fuerza de seguridad informó que otros dos cruceros que realizan viajes a la Antártida, el Endeavour (Bahamas) y el Antarctic Dream (Panamá) se dirigían hacia el lugar donde se produjo el accidente para rescatar a los pasajeros y a la tripulación que se encuentran en buen estado de salud. La Prefectura informó que tras el siniestro, los pasajeros, entre los que hay dos ciudadanos argentinos, y la tripulación aguardaban la llegada de los otros barcos a bordo de ocho botes semirrígidos y seis balsas salvavidas. "Están todos bien", dijo el prefecto mayor Pedro Thoay, jefe de la Prefectura en Ushuaia.

Precisó que aunque en la región hay bajas temperaturas las condiciones climáticas son buenas. La Armada Argentina informó que en la zona del accidente hay vientos leves del sector oeste y mar calmo, "condiciones óptimas para realizar el abandono" del barco accidentado y para realizar el rescate.

La Prefectura precisó que el crucero Explorer impactó con una masa de hielo flotante que le provocó al crucero una avería en el casco, a partir de la cual algunos de sus compartimentos comenzaron a inundarse. Además de la Prefectura, participan en las tareas de salvamento la Armada Argentina, que recibió una solicitud de ayuda del Centro Coordinador de Búsqueda y Salvamento, con sede en Roma.

"Se procedió a verificar los buques próximos a la posición del Explorer, que se encontraba al sudeste de Ushuaia a 476 millas náuticas, y a 35 millas náuticas de la base (argentina) Jubany" en la Península Antártica, precisó la Armada.

"A las 3 el capitán del barco ordenó el abandono quedándose él y su primer oficial a bordo controlando la situación. La tripulación y los pasajeros embarcaron en 8 botes zodiac y 4 balsas salvavidas", precisó la Armada.

"A las 5.15 el capitán y el primer oficial abandonaron el buque", precisó un comunicado firmado por el capitán de navío Juan Pablo Panichini.