29 de enero de 2008

Argentinos.- La Policía niega los maltratos a dos argentinos a quienes se negó su entrada al aeropuerto de El Prat

La Policía española niega los maltratos y asegura que los argentinos no cumplían los "requisitos" para entrar en España

BARCELONA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía española negó hoy la versión de dos argentinos que demandaron al Estado español ante un tribunal de la ciudad de Córdoba, por haber sido maltratados y discriminados cuando llegaron al aeropuerto de Barcelona, donde fueron retenidos 48 horas y expulsados del país.

La versión de la Policía española es muy distinta. Según explicaron a Europa Press fuentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), los dos artistas "no cumplían los requisitos" para entrar en España. Además, negaron cualquier trato vejatorio o de maltratos.

A parte del pasaporte en regla, los argentinos deben demostrar suficientes medios de subsistencia. Para ello, es necesario acreditar la posesión de 60 euros por persona por cada día de permanencia en España, billetes de vuelta y una reserva de alojamiento o carta de invitación.

Según estas fuentes, los dos argentinos sólo llevaban 100 euros en metálico y ninguna tarjeta de crédito internacional, como afirman. Tampoco tenían reservado ningún alojamiento y no sabían ni el nombre ni la dirección del familiar con el que tenían que encontrarse.

Los dos pasajeros explicaron a los agentes que habían sido invitados por el dueño de un restaurante para dar una sorpresa a un pariente que se casaba. Sin embargo, no conocían el nombre del novio ni donde era el restaurante. Por todo ello, se decidió expulsarles, aunque, también al contrario de lo que afirman, no estuvieron más de 24 en la sala de devoluciones del aeropuerto de El Prat.

Las mismas fuentes explicaron que la abogada, española y de Barcelona, que les asesoró, les despidió por desacuerdos con ellos. Además, en aquel momento no denunciaron ni malos tratos ni vejaciones, y la Policía española se pregunta porqué lo denuncian ahora, dos meses después del incidente.

El caso terminará probablemente en la Corte Suprema de Justicia, único tribunal competente para juzgar a funcionarios de un Estado extranjero. La Policía española no ha recibido todavía ninguna comunicación oficial sobre la apertura de una investigación en el país suramericano.