18 de agosto de 2015

Un artículo revela las deficientes condiciones laborales de Amazon

   WASHINGTON, 18 Ago. (Notimérica) -

   Un artículo publicado este sábado en el diario estadounidense 'The New York Times' ha revelado las duras condiciones de trabajo que deben soportar los trabajadores no profesionales (white-collar) de la famosa compañía de venta electrónica Amazon.

   Los autores de la investigación, los periodistas Jodi Kantor y David Streitfeld, han señalado que Amazon "está experimentando en relación a cuánto puede presionar a sus trabajadores para conseguir las ambiciones de la compañía".

   El artículo comienza describiendo un día de trabajo cualquiera en la millonaria corporación. Mientras que las nuevas incorporaciones a la empresa hacen fila, los encargados les explican que "deben olvidar los malos hábitos laborales aprendidos en sus anteriores trabajos".

   A su llegada a la empresa, cada trabajador recibe una serie de láminas con los '14 principios de Amazon para el liderazgo'. Días más tarde son examinados sobre estos principios y aquellos que obtienen una mayor puntuación reciben un premio virtual que les dice que son "peculiares".

   La competitividad es el motor que mueve la empresa, según señala el artículo. En las reuniones, a los trabajadores se les anima a anular las ideas del resto y a enviar 'feedback' a los jefes de otros compañeros, si se detecta algún tipo de conducta mejorable.

FALTA DE VIDA PERSONAL.

   Algunos trabajadores explicaron que los correos electrónicos de la compañía suelen llegar después de medianoche y que si no son respondidos de inmediato, son sustituidos por mensajes de texto al trabajador para que explique el motivo por el que no ha contestado.

   Además, la seguridad laboral tampoco está garantizada en la compañía. Cada año, se realiza una "limpieza de personal", en lo que un antigua trabajador definió como una práctica de 'Darwinismo', es decir, un entorno donde la selección natural es clave.

   Los trabajadores, también conocidos como 'Amazonians', deben trabajar para poder lograr los ambiciosos objetivos del fundador y CEO, Jeff Bezos.

   "Esta es una compañía que espera llegar a ser muy grande (...) cuando apuntas a la Luna, la naturaleza del trabajo es muy complicada. Para algunas personas esto no es posible", afirmó la encargada de Recursos Humanos de Amazon, Susan Harker.

   Bo Olson, un antiguo encargado de Marketing en la sección de literatura, es una de estas personas de las que habla Harker. "Cuando salías de una sala de conferencias, veías a personas adultas cubriendo su cara. Vi llorar a casi todas las personas con las que trabajé", afirmó Olson.

ALCANZAR LOS LÍMITES.

   Mientras que muchos antiguos empleados se quejan por la presión, algunos empleados actuales contactados por 'The New York Times', explicaron que la presión les ayudó a conocerse mejor y a "alcanzar sus límites".

   "Me gusta pensar a lo grande y saber que aún no hemos ni arañado la superficie de lo que queda por inventar", afirmó una de las trabajadoras actuales, Elisabeth Rommel.

   Desde 1994, momento en el que se fundó Amazon, Bezos tenía una clara determinación: resistir frente al resto de las compañías ya asentadas en la época, cuestión que ha conseguido durante los últimos 20 años.

   Sin embargo, para muchos trabajadores, que habían sido contratados por ser los mejores, la presión de continuar siéndolo frente a sus compañeros y supervisores es insoportable.

   "Era tan adicta a alcanzar el éxito allí (...) era como una droga que necesitaba", declaró Dina Vaccani, una trabajadora que estuvo en la empresa durante seis años.

LA RESPUESTA DE AMAZON.

   La respuesta de Amazon no se hizo esperar después de que las redes sociales se llenaran de comentarios negativos en relación a las prácticas laborales de la compañía.

   En una carta abierta a 'The New York Times', Bezos describió como una "distopía" aquello que reflejaba el artículo y aclaró que "una compañía que adoptara las prácticas reflejadas en el artículo no podría sobrevivir en un mundo competitivo como el actual".

   Más tarde, se dirigió a sus trabajadores a los que dijo que "no reconocía ese tipo de ambiente en Amazon y que esperaba que ellos tampoco lo hicieran".

   Mientras tanto, decenas de antiguos trabajadores, que no tomaron parte en el artículo, han reflejado también sus descontento en las redes sociales. Eric Moore, actual trabajador de Packard, afirmó que la empresa tiene un entorno laboral "tóxico".