5 de marzo de 2015

Asesinatos de mujeres en el hogar se mantienen estables en Brasil desde 2006

Asesinatos de mujeres en el hogar se mantienen estables en Brasil desde 2006
UESLEI MARCELINO / REUTERS

MADRID, 5 Mar. (Notimérica) -

   La tasa de homicidios de mujeres en los hogares brasileños se ha mantenido estable desde 2006, cuando fue aprobada la Ley Maria da Penha. La expectativa era de un aumento del 10%, según un análisis realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA).

   El estudio 'Evaluando la Efectividad de la Ley Maria da Penha' mostró que, mientras que el asesinato de hombres en los hogares creció de 4,5 para cada 100.000 habitantes a 4,8, el de las mujeres permaneció prácticamente estable, pasando de 1,1 a 1,2.

   Según los responsables del estudio, "la Ley Maria da Penha ha tenido un papel importante para cohibir la violencia de género en un momento en el que la violencia generalizada en la sociedad estaba aumentando. O sea, en un escenario en el que no existiese la Ley Maria da Penha, posiblemente las tasas de homicidios aumentarían".

   Sin embargo, el estudio alerta de que la estabilización de estos crímenes no ocurrió de manera uniforme en todo el país. En la región Centro-Oeste, el índice de mujeres asesinadas en casa dobla al índice registrado en el Sudeste y Nordeste. Según el IPEA, esto se debe a las diferentes políticas públicas adoptadas en cada región del país.

LEY MARIA DA PENHA

   Aprobada en 2006, la Ley Maria da Penha busca la reducción de las agresiones contra la mujer en las relaciones familiares, sea física o psicológica; cerca del 90% de los casos de violencia doméstica, el agresor es un familiar o novio de la víctima.

   A pesar de que el foco de la Ley no es el homicidio de mujeres, la investigación partió del supuesto de que la violencia doméstica ocurre eventualmente, "donde muchas veces la agresividad se ve envuelta en un mayor grado de agresividad que tiene como base, la mayoría de ellas de forma inesperada, en la muerte del cónyuge".

   El pasado martes, la Cámara de Diputados aprobó un Proyecto de Ley que amplía la pena para el feminicidio, que pasará a ser un crimen intolerable y cualificado, tras la sanción de la presidenta, Dilma Rousseff.