¿Qué es la ayahuasca?, la planta alucinógena de moda en Perú

  • ¿Qué es la ayahuasca?, la planta alucinógena de moda en Perú
< 18 de noviembre de 2018 REUTERS / ENRIQUE CASTRO-MENDIVIL

   LIMA, 18 Nov. (Notimérica) -

   Desde las profundidades de la Amazonia hasta las casas rurales a las afueras de Barcelona, la ayahuasca forma parte de arcáicas tradiciones peruanas. Conjugada a través un ritual milenario, esta combinación de plantas alucinógenas es capaz de producir conocimiento a quien la consume, o por lo menos, ese es el mito que la rodea.

   El compuesto conocido como ayahuasca o yugé, es una bebida alucinógena que se prepara a partir de la decocción de dos plantas exclusivas provenientes de la selva amazónica.

   La enredadera de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y un arbusto llamado chacrina (Psychotria ciridis), el cual contiene el estupefaciente dimetiltriptamina (DMT) que aporta el agente psicológicamente activo, se mezclan y cocinan para obtener esta popular poción.

   UN RITO MILENARIO CONSAGRADO POR CHAMANES

   Desde hace miles de años, los chamanes de las poblaciones indígenas se reúnen en chozas para viajar por el camino de la sabiduría y otorgar poderes adivinativos a los turistas que prueban la ayahuasca. El ritual comienza cuando el chamán ingresa en la maloca, una casa comunal ancestral.

El chamán Pedro Tangoa, comisario de una sesión en

   Ícaros tradicionales y cánticos curativos disipan el ambiente mientras todos los asistentes se sientan en el suelo haciendo un círculo. Una ceremonia que puede llegar a durar 7 horas en las que el chamán es la figura encargada de atender a los asistentes.

   El objetivo de este ritual es comprender el significado real de las visiones para poder aplicarlo en la rutina diaria. Se trata de una fase de desarrollo personal a través de la naturaleza de acuerdo con el Centro Internacional para la Educación, el Servicio y la Investigación Etnobotánica (ICEERS).

   SOGA DE LOS ESPÍRITUS

   Su significado en qechua se traduce como 'soga de los espíritus' ya que en la cosmovisión de los pueblos nativos, la liana de la ayahuasca es la soga que permite que el espíritu salga del cuerpo sin que éste muera.

   La ayahuasca forma parte de la medicina tradicional amazónica y su uso apunta a la autosanación, pues las tribus indígenas consideran que el origen de las enfermedades se encuentra en el desequilibrio espiritual.

   LA DROGA QUE TRIUNFA EN OCCIDENTE

   La ayahuasca está de moda. Los indígenas chamanes han viajado hasta grandes ciudades europeas como Madrid y Barcelona para congregar a miles de españoles entorno a este brebaje ancestral.

Locales de la zona cocinan Ayahuasca.

   Aunque durante la última década no han dejado de aumentar los viajes a la selva amazónica, la demanda de este psicodélico en Occidente está creando un negocio excepcional. Diferentes bandas y holding empresariales luchan por conseguir el mayor número de clientela, proliferando los pseudo-chamanes y los rituales sin conocimiento de los efectos de este intenso viaje sensorial.

   A pesar de que no existen estadísticas oficiales, más de un centenar de maestros operan en España a través de ceremonias en masías, centros de meditación y pisos. Sesiones por las que cobran desde 90 hasta 300 euros en un país en el que la ayahuasca se encuentra en un vacío legal.

PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN

   Aunque parezca excéntrico otorgarle un laurel a un narcótico, el Instituto Nacional de Cultura de Perú (INC) declaró Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos y usos tradicionales de esta planta. Desde la institución, subrayaron que sus efectos son contrarios a los que producen los alucinógenos.

   "Los efectos de su consumo constituyen la entrada al mundo espiritual y a sus secretos. Se ha estructurado una medicina tradicional amazónica en torno al ritual. Su uso y los resultados de éste, son necesarios para todos los miembros de las sociedades amazónicas", concluyen desde el INC.

   UN POTENCIAL TERAPÉUTICO

   La revista editada por la Universidad de Cambridge, Psychological Medicine, afirmó que pacientes con depresión severa y sin antecedentes psicóticos mejoran su autoestima y reducen la intensidad de su tristeza a través del consumo de ayahuasca.

Preparación de la ayahuasca.

   La ingesta de esta bebida lisérgica aumenta los niveles de DMT segregados por la glándula pineal de nuestro cerebro. Algo que favorece la percepción de las visiones como cuando se está en la fase de sueño REM.

   Sin embargo, sus efectos secundarios no son pocos. Practicar esta costumbre milenaria conlleva riesgos como la descoordinación muscular, hipertensión, palpitaciones o vómitos. El más grave: la esquizofrenia.

   

Contador