2 de enero de 2015

El azar es más determinante en el cáncer que la genética o malos hábitos

El azar es más determinante en el cáncer que la genética o malos hábitos
ERIC GAILLARD / REUTERS

NUEVA YORK, 2 Ene. (Notimérica) -

El azar y la mala suerte tienen un papel importante a la hora de determinar qué personas contraerán o no un cáncer a lo largo de su vida, según una nueva investigación, que ha determinado que dos tercios de los diferentes tipos de esta enfermedad tienen como responsables a mutaciones aleatorias y no a factores hereditarios o hábitos de riesgo.

"Cuando alguien tiene cáncer, la gente quiere de inmediato saber el motivo", dijo el doctor Bert Vogelstein, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU), quien ha participado en el estudio publicado en la revista Science, junto con el biomatemático Christian Tomasetti.

"A ellos les gusta creer que hay una razón. Y la razón en muchos casos no es el hecho de que alguien se haya portado mal o haya estado expuesto a las influencias nocivas del medio ambiente. Es sólo porque la persona ha tenido mala suerte. Se pierde la lotería", aseveró, según informa Reuters.

Según los investigadores, las mutaciones aleatorias de ADN acumuladas en varias partes del cuerpo durante las divisiones de rutina en las células son las principales culpables de muchos tipos de cáncer.

Los científicos examinaron 31 tipos de cáncer y encontraron que 22 de ellos, incluyendo la leucemia, el cáncer de páncreas, huesos, testículos, ovarios y el cerebro, se pueden explicar en gran parte por estas mutaciones aleatorias, un azar esencialmente biológico.

Los otros nueve tipos, incluyendo el cáncer de piel y de pulmón, están más influenciados por factores genéticos y ambientales, como la adicción a las drogas.

En general, estos investigadores atribuirían un 65 por ciento de la incidencia de cáncer a las mutaciones aleatorias en los genes, que no se producen por una razón particular, según Tomasetti, quien expuso que el estudio indica que el cambio de estilo de vida puede prevenir ciertos tipos de cáncer, pero puede no ser eficaz para los demás.

"Por lo tanto, debemos tener más investigaciones y recursos para encontrar maneras de detectar estos cánceres en etapas iniciales, curables", concluyó.