25 de agosto de 2013

Bolivia.- Ascienden a 31 los fallecidos por el motín en la cárcel de Palmasola

LA PAZ, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El número de fallecidos por el motín que se desató el pasado viernes en la cárcel de Palmasola, ubicada en la ciudad de Santa Cruz (centro), ha ascendido a 31, según ha informado este sábado el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero.

"Lamentablemente esta mañana ha fallecido uno de los heridos que se encontraban en un nosocomio de la ciudad de Santa Cruz, de manera que tenemos ya 31 personas fallecidas", ha dicho, en una entrevista concedida a la emisora oficial Patria Nueva.

El pasado viernes, dos bandas rivales se enfrentaron por el control de la zona de máxima seguridad de la cárcel de Palmasola, dejando 29 muertos, incluido un niño, y 50 heridos. Ayer, el balance de víctimas mortales ascendió a 30, tras el deceso de un herido.

La versión oficial apunta a que presos del Bloque B lanzaron bombonas de gas en el Bloque A mientras los reclusos dormían y cuando éstos trataron de huir les agredieron con armas blancas y de fuego, ya que se han recogido varios casquillos de bala en el lugar.

Palmasola es una de las cárceles más peligrosas de Bolivia. Además, destaca por su hacinamiento, ya que alberga a unos 3.500 presos --el 85 por ciento en régimen de prisión preventiva--, superando con creces la capacidad máxima.

Tras este suceso, Romero ha reconocido que "en muchas cárceles del país están mandando los internos" y, en consecuencia ha instado a "encarar una transformación estructural del sistema penitenciario, imponiendo el control estatal con requisas permanentes y sorpresivas".

"Estamos aplicando un plan de emergencia millonario de manera inmediata en Palmasola, pero luego hay que aplicar medidas en los otros 56 recintos penitenciarios del país, donde hay muchos problemas que se han ido acumulando históricamente", ha dicho.

Por su parte, el presidente, Evo Morales, se ha mostrado "consternado" y ha subrayado que "el país está de luto" por lo que supone el episodio de violencia más mortífero en las cárceles del país andino, de acuerdo con la Agencia Boliviana de Información (ABI).