17 de diciembre de 2007

Bolivia.-Bolivia inicia una nueva campaña contra la prohibición de la FIFA de jugar a más de 2.750 metros de altura

Dirigentes de la Federación boliviana apuntan a que detrás del veto están dirigentes argentinos y brasileños

LA PAZ, 17 Dic. (EP/AP) -

La Federación Boliviana de Fútbol, respaldada por el Gobierno que preside Evo Morales, iniciará una nueva campaña contra la decisión de la FIFA de vetar los partidos de fútbol sobre los 2.750 metros de altura por ser "discriminatoria" y motivar la "marginación" de los países sudamericanos.

Morales, que ya recibió el respaldo de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú cuando a mediados de año la prohibición se fijó en los 3.000 metros, se mostró partidario de cambiar la legislación presente. "No hay norma que no pueda ser revisada", comentó.

El máximo mandatario de Bolivia, que calificó la idea de "discriminatoria" y de suscitar "marginación", apuntó que "la FIFA va a sufrir graves consecuencias" sino cambia de postura, ya que la medida afecta al fútbol boliviano, en especial a La Paz, la capital del país, que se encuentra a 3.600 metros de altura.

En esta misma línea se pronunció el tesorero de la Federación, Jorge Pacheco, quien comunicó que el presidente de la Boliviana, Carlos Chávez, hará todo lo posible para que las federaciones de fútbol sudamericanas "hagan todo lo posible" para cambiar la normativa, en la reunión del próximo miércoles en Asunción.

"Nuestra posición oficial será la misma, que el veto contra la altura es discriminatorio y que atenta contra el deporte en general", indicó Jorge Justiniano, segundo vicepresidente de la federación.

Y es que desde el mismo ente federativo, en los últimos días, se está apuntando, a través de la prensa local, que los dirigentes del fútbol brasileño y argentino son los que están promoviendo este nuevo veto.

La altura, que ha ido variando, primero se estableció en los 2.500 metros, luego se subió a los 3.000 y finalmente se ha fijado en los 2.750 metros anteriormente citados. "Es una verdadera estupidez y una muestra clara de que Brasil está haciendo lo que quiere en la FIFA", según el primer vicepresidente de la Federación, Mauricio Méndez, en declaraciones al periódico boliviano 'La Razón'.

Méndez agregó que Bolivia intentará que la prohibición, en lo inmediato, no afecte a la Copa Libertadores y a la Sudamericana, donde el fútbol boliviano estará representado por equipos de ciudades altas.