9 de noviembre de 2006

Bolivia.- Denuncian intentos de apropiación de bienes de la Iglesia Católica cuyos terrenos exige una junta de vecinos

LA PAZ, 9 Nov. (EP/AP) -

Un grupo de vecinos de la ciudad de El Alto, vinculados al oficialismo de Morales, intentan apropiarse con presiones y amenazas de bienes de la Iglesia Católica, informó hoy un párroco de esa empobrecida localidad.

El sacerdote católico de origen alemán Sebastián Obermaier dijo que el miércoles cerca de 200 personas intentaron que les entregara los terrenos y las instalaciones de un jardín de infancia, un centro de protección para madres y otros bienes en medio de insultos y amenazas.

"Soy vulnerable ante grupos que en su mayoría son del MAS (el oficialista Movimiento al Socialismo), porque estoy contra la dictadura y la agresión contra la Iglesia en el sector de la educación, por oponerme al racismo" señaló Obermaier, quien ha ayudado a construir decenas de iglesias y escuelas en El Alto, a 12 kilómetros al oeste de La Paz.

Señaló que ha dado parte del problema al obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez y, que éste se encuentra "muy preocupado" por los ataques a la Iglesia. El Gobierno de Morales aún no se ha manifestado al respecto.

Obermaier es un sacerdote respetado en Bolivia por su labor de ayuda a niños, mujeres, indígenas y enfermos, en El Alto y, particularmente, por poner incluso su vida en riesgo en la trágica revuelta de 2003 para salvar a heridos en medio de la represión del ejército a graves desórdenes públicos registrados en esa localidad.

En 2004, recibió la distinción, por esa labor, como personalidad del año de parte de un grupo de medios de comunicación del país. El presbítero dijo que el miércoles por la noche los vecinos del barrio Paraíso Primero le insultaron y amenazaron, pero que no lograron que firmara la cesión de los predios. "Yo no puedo firmar nada, porque son bienes de la Iglesia Católica", dijo.

Indicó que ese grupo, que dice pertenecer a una junta vecina, le dijo que pondría paredes para cercenar el terreno en la zona de la Iglesia y que además se apropiará de las instalaciones del jardín de infancia y el centro de mujeres, donde reciben instrucción en oficios textiles.

Obermaier rechazó públicamente y con firmeza a mediados de año una medida promovida por el presidente Evo Morales y el ministro de Educación Félix Patzi para abolir la enseñanza de la materia de cristianismo en la Iglesia y, en general, de toda religión desde una perspectiva confesional.

Luego, Patzi atacó a Obermaier y dijo que obligaba a algunos vecinos a acudir a Misa. Obermaier y grupos de feligreses rechazaron la denuncia. Obermaier dijo que los dirigentes más agresivos lo conminaron a cederles los bienes al señalar que ellos derrocaron en 2003 al presidente de entonces, Gonzalo Sánchez de Lozada, y que están por encima de las normas.