24 de julio de 2007

Bolivia.- El director del filme 'Cocalero' tilda a Evo Morales de "caudillo involucrado" y de "metáfora" de la región

Alejandro Landes dice que a la mitad del rodaje el entonces candidato presidencial les cortó el acceso y les tildó de ser agentes de la CIA

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El realizador Alejandro Landes estrena hoy en España el largometraje documental 'Cocalero', que narra los 60 días de la campaña que llevó a la Presidencia de Bolivia al líder sindical indígena Evo Morales. Landes calificó a Morales, tras su trato directo con el entonces candidato presidencial, de "caudillo involucrado" y de ser una "metáfora" de lo que ocurre en América Latina.

Landes y el director de fotografía de la película, Jorge Manrique, definieron a Morales como "respetuoso" pero "de trato distante" y cuentan, en una entrevista concedida a Europa Press, cómo a mitad del rodaje, el hoy jefe del Estado boliviano les cortó el acceso y les acusó de ser agentes de la CIA.

Landes, que nació en Brasil y creció en Ecuador, conoció a Evo Morales después de las revueltas estudiantiles reprimidas virulentamente por el entonces presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada, tras las cuales abandonó el país. En un debate de televisión junto al ex presidente, "Evo Morales le acusaba de fuga genocida y Gonzalo Sánchez de Lozada culpaba a Evo de golpista y le hacía responsable de su huída a Estados Unidos", recordó Landes.

"Aquello me impactó mucho porque tenías a Sánchez de Lozada que fue presidente, con una cara blanca, que estudió en las mejores universidades norteamericanas, uno de los hombres más ricos de Bolivia, con amplia experiencia en la administración pública y privada. Por otro lado era un joven indígena que nunca había ido al colegio y que denunciaba no solo el imperialismo americano sino todo el modo de vivir occidental", relató el realizador.

"Evo (Morales) era como una gran metáfora para la región", consideró Landes, que destacó entre los aspectos que más le llamaron la atención de Morales el hecho de que, además de poder ser el primer presidente indígena, era un dirigente cocalero. Eso hacía que el candidato hablara de la coca que "ha determinado de alguna manera la relación entre Estados Unidos y América Latina en los últimos treinta años, que es la guerra norteamericana antidrogas".

EL LADO HUMANO

El objetivo del largometraje --que llega a Madrid después de su estreno en el festival estadounidense de cine independiente de Sundance, y de exhibirse países como Estados Unidos, Argentina, Brasil, Bolivia o Alemania-- era contar una historia "muy humana y a través de un lente humano e íntimo, algo que de vez en cuando se trata como en esferas muy abstractas o ideológicas". Tanto el director de fotografía como el realizador fueron el núcleo del equipo que en un primer momento solo se acompañaban de los 'intérpretes', en este caso Evo Morales, su secretaria y su chófer.

Landes negó que se produjera ninguna injerencia del entonces candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS) "en ningún momento de la película". "Obviamente era una negociación diaria. Yo le preguntaba ¿podemos entrar a esta reunión, a su casa, podemos ir en el coche? El respondía sí o no, pero en términos de montaje o de línea editorial en ningún momento hubo injerencia", insistió.

En cuanto a la relación que el equipo mantuvo con Evo fue "de respeto mutuo pero sin embargo distante, no era una relación muy cercana", manifestó el realizador. "Él es un tipo carismático, con un humor medio pícaro. Mi relación fue quizá distante", señaló.

Por su parte, el director de fotografía de 'Cocalero' reconoció que él tuvo más contacto con Morales, pero que esto se debió a que en numerosas ocasiones sólo podía acceder una sola persona con el candidato o bien porque "a lo mejor le caí más en gracia".

Los cineastas relataron cómo al principio de los 65 días de filmación el acceso al candidato masista fue "muy privilegiado y rápido" porque cuando el equipo llegó al país no tenía garantías de acceder a Evo Morales, quien semanas después, aproximadamente a mitad del rodaje, les cortó el acceso. "Pocas semanas después, no sé si le agarramos en un mal día o dimos un paso en falso y nos cortó el acceso y además nos tildó de agentes de la CIA", explicó Landes, quien consideró que a partir de ahí se centraron más en los sindicalistas y en el movimiento cocalero, "donde se encuentra la raíz de la historia, que es el por qué Evo llega al poder". "Ahí se encuentra la base social y sindical, que es para mi es lo fundamental de la película", incidió el realizador.

Landes, tras su trato directo con el hoy presidente boliviano le definió como "un caudillo involucrado en todo nivel de toma de decisiones". "Es un tipo con ferocidad para trabajar; no para de trabajar. Tiene una dualidad niño-hombre. Es un tipo solo, se le nota cierta soledad. Es muy pragmático y muy mediático", añadió.

Por su parte, Manrique tildó a Morales de "personaje inteligente, instintivo y muy astuto". "Evo toma sus decisiones con el estómago, no todas correctas, pero siempre tiene esa fuerza", consideró.

Por último el realizador de 'Cocalero' destacó que Evo Morales "encarna la movilidad social que no existe en el país. Evo rompe con ciertas barreras y eso tiene gran importancia". Sin embargo, Landes consideró negativo el culto a la propia personalidad de Evo Morales, porque es "la del que piensa que un hombre es igual a la solución por ser insustituible".

En ese sentido Manrique cree que, después de haber conocido personalmente al presidente boliviano, "Evo tiene una buena intención. No creo que vaya tras la Presidencia para hacerse millonario". En cuanto a los aspectos negativos Manrique indicó que siente cierto "resentimiento en él", que espera que "no se refleje en su política".