15 de julio de 2007

Bolivia.- Evo Morales asegura que seguirá luchando contra el veto de la FIFA a los partidos en altura

LA PAZ, 15 Jul. (EP/AP) -

El presidente de Bolivia Evo Morales dijo que sólo se ha ganado "la primera batalla" tras la decisión de la FIFA de permitir por última vez que La Paz sea sede para los partidos de eliminatorias al Mundial que comienzan en octubre.

Durante la inauguración el domingo de un complejo deportivo en La Paz, el mandatario anunció que continuará su campaña internacional para que se permitan los partidos de fútbol en estadios de ciudades con gran altitud sobre el nivel del mar. El tope de altitud establecido por la FIFA es de 2.800 metros. La Paz se halla a 3.500 metros.

"Siento que sólo hemos ganado la batalla, no la guerra todavía. Esta lucha va a continuar hasta que el deporte se practique en cualquier parte del mundo sin decir a 2.000 metros, 2.500 ó 3.000 metros", dijo.

Como parte de su campaña internacional anunció que ha sido invitado a visitar Holanda para jugar un partido con ex jugadores del fútbol mundial. El 25 de julio llegarán a La Paz dirigentes de la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales con el fin de organizar la visita.

"No hay por qué construir otro estadio. La Paz tiene su estadio y cualquier actividad deportiva debe realizarse allí. Pero también siento que tenemos algún tiempo para seguir explicando al mundo entero", sostuvo Morales.

En un comunicado emitido en Venezuela, donde se encuentra su presidente Joseph Blatter para presenciar la final de la Copa América, la FIFA resolvió el sábado que La Paz sea escenario "en esta oportunidad" de los partidos de la selección boliviana, y que para futuras competencias el país tendrá que buscar un escenario que no sobrepase los 2.800 metros sobre el nivel del mar.

Morales recordó a Blatter el compromiso de regresar a Bolivia para la inauguración del complejo deportivo de alto rendimiento en la ciudad de Cochabamba, en el centro del país.

"En estas visitas aprovecharemos para explicar no sólo a la FIFA sino al mundo que como bolivianos tenemos derecho de hacer deporte donde vivimos", señaló.

Como parte de su campaña contra el veto a la altura Morales jugó dos partidos a más de 5.000 metros en dos picos nevados. Se fue a Zúrich a entrevistarse con Blatter a finales de junio, se reunió con los dirigentes del fútbol sudamericano y logró apoyo de otros gobiernos.

La decisión de no permitir partidos de eliminatorias a más de 3.000 metros deja fuera a la Paz, Oruro y Potosí que están por encima de ese límite, pero salva a Sucre y Cochabamba, así como a Cuzco en Perú.