25 de febrero de 2011

Bolivia.- El Gobierno de Evo Morales pide a sus ministros que atiendan a los afectados por las lluvias

Las intensas lluvias han dejado 27 muertos y 9.500 afectados

LA PAZ, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Evo Morales ha encargado este viernes a sus ministros que atienda a los damnificados y garantice los recursos necesarios para las familias afectadas por el fenómeno de 'La Niña' que han dejado 27 muertos y 9.500 personas afectadas.

En este sentido, el Gobierno ha pedido ayuda para las regiones más perjudicas por las crecidas de ríos mientras que ha asegurado que habrá recursos para todos los damnificados, señaló el ministro de Comunicación boliviano, Iván Canelas.

Al menos seis de los nueve departamentos de Bolivia están afectados como consecuencia de los desbordamientos y las inundaciones que han aislado a miles de habitantes que han sido arrastrado por la fuerza de las aguas, aseguró el viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco.

El Gobierno ha declarado esta semana la emergencia nacional. Según informes preliminares , unas 50.000 personas han sufrido daños en los departamentos de Santa Cruz (sueste), Cochabamba (centro), Chuquisaca (sur), Tarija (sur) y La Paz (oeste), mientras que expertos en meteorología aseguran que la temporada de precipitaciones va a continuar.

Uno de los departamentos más afectados es el de Cochabamba. Allí, las crecidas de los ríos anegaron a varias localidades. "Unas 2.000 familias quedaron afectadas, pero solamente 60 damnificadas que perdieron sus viviendas por las correntadas", aseguró el ministro de la Presidencia, Óscar Coca.

Otro departamento que ha sufrido históricamente las consecuencias de las lluvias es La Paz donde las fuerzas públicas tuvieron que cortar la carretera que une La Paz con Cochabamba para evitar mayores daños, informa la agencia de noticias ABI.

En este sentido, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) informó de que 10 tramos viales en cinco departamentos permanecen intransitables por los derrumbes y hundimiento de las vías.

El ministro de Defensa Civil aseveró que las familias damnificadas había sido trasladadas a albergues para recibir las ayudas necesarias como alimento o asistencia sanitaria. "Cuando bajen las aguas, se iniciará la fase de reconstrucción de las zonas afectadas para que todo vuelva a la normalidad", explicó Tuco.

Por su parte, Canelas manifestó su preocupación por las informaciones recibidas acerca de varias regiones, las cuales habían sufrido graves consecuencias. "Se ha enviado ministros a todos los lugares. Estamos preocupados por supuesto, no sólo por lo que está sucediendo, sino por otorgar la mayor atención a los damnificados", remarcó el ministro.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, realizó una visita a dos de las zonas más afectadas, Rurrenabaque y San Buenaventura, en Beni, donde dos personas murieron arrastradas por el agua, mientras que el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, llevó ayuda a la población de Guanay "porque es uno de los lugares más castigados por la naturaleza".

Asimismo, Canelas dijo que en Quillacollo, en Cochabamba, se está "entregando ayuda" en forma de alimentos y utensilios y "bombas para extraer agua de algunas viviendas" y que se rescataron algunas familias que estaban en peligro utilizando lanchas.

"Se está atendiendo a todos en la medida que se pueda. Hay alimentos, se ha llevado a todos los rincones más de 20 toneladas. Se va a seguir llevando", puntualizó. "Habrá recursos para todas las víctimas las familias (...) por estos desastres naturales", sentenció Canelas.

Para llevar a cabo las operaciones de asistencia y reparación de daños, el Gobierno ha destinado 20 millones de dólares (unos 14 millones de euros) para aquellas familias que han quedado sin hogar.