9 de octubre de 2007

Bolivia.- Morales homenajea a Ernesto Che Guevara en el 40 aniversario de su muerte

VALLEGRANDE (BOLIVIA), 9 Oct. (EP/AP) -

El presidente boliviano, Evo Morales, homenajeó hoy al mítico guerrillero Ernesto Che Guevara e instó a seguir su lucha ante centenares de personas, en medio de numerosas críticas porque no rindió tributo a los soldados bolivianos caídos en la guerrilla del revolucionario, ejecutado el 8 de octubre de 1967.

"Habrá algunos comentarios, repudios sobre mi presencia, pero no tengo por qué ocultar, somos humanistas, somos revolucionarios", dijo Morales, y destacó que ahora el "buen revolucionario" es aquél que recupera los recursos naturales "para su pueblo".

Entre banderas cubanas, indígenas, bolivianas y otras con la efigie del Che en su centro y cerca del mausoleo que se levantó en honor al guerrillero argentino-cubano en 2006 con financiación del Gobierno de Cuba, Morales agregó que "Latinoamérica no puede seguir siendo el patio trasero del imperio".

Morales aseguró que la futura Constitución boliviana prohibirá la instalación de bases militares en este país. El presidente elogió al mandatario cubano, Fidel Castro, de quien dijo que recibió valiosas "enseñanzas", y al presidente venezolano, Hugo Chávez, por su apoyo a los "procesos revolucionarios" del continente.

Además, el mandatario boliviano apuntó que la lucha de ahora no es sólo por la igualdad y la justicia social, sino también "por salvar a la madre tierra". El presidente de la Fundación Che Guevara, Oswaldo Peredo, indicó que llegó a Vallegrande, a 480 kilómetros al sureste de La Paz, una gran multitud, entre nacionales y extranjeros, para participar en la conmemoración a los 40 años de la muerte del guerrillero, aunque la mayoría de las informaciones señalan que los asistentes fueron unas 2.000 personas.

Mientras tanto, el comandante de las Fuerzas Armadas, el general Wilfredo Vargas, justificó su orden de que los militares conmemoren dentro de sus cuarteles y discretamente a los 55 soldados y oficiales muertos en la guerrilla, al señalar que respeta la ideología del mandatario.

por otro lado, se celebraron homenajes públicos a los soldados bolivianos que combatieron a la guerrilla guevarista en las ciudades de Santa Cruz y Trinidad, en el oriente y en Camiri, al sur, cerca de donde se desarrollaron las acciones hace cuatro décadas.

El jefe militar que comandó la operación de captura al Che, el general retirado Gary Prado, dijo que había enviado una carta al general Wilfredo Vargas para homenajear a los militares caídos. "Nunca recibimos respuesta", alegó Prado, al señalar que el Che no merece homenajes porque fue un "invasor" y que en las tareas que llevaron a su muerte el Ejército cumplió "una obligación constitucional", bajo las órdenes de un Gobierno democrático.

En la ceremonia también participaron, además de Morales, el general cubano Rogelio Acevedo, compañero de armas del Che en Sierra Maestra, dirigentes de los piqueteros argentinos, del Movimiento Sin Tierra de Brasil, del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria de Chile y el político izquierdista paraguayo Martín Almohada.

En Montevideo, cerca de un centenar de manifestantes de la izquierda radical marchó hacia la Embajada de los Estados Unidos como protesta y para conmemorar el 40 aniversario de la muerte de Guevara. La movilización llegó hasta unas vallas que colocó la Policía en los alrededores de la sede diplomática en la capital uruguaya.

Los manifestantes quemaron un muñeco sin cabeza y varios neumáticos, al tiempo que entonaban consignas contra Estados Unidos. También pintaron consignas en varios edificios de la zona de la Embajada, sin que se tenga noticias de actos de violencia.

En Argentina, un amigo de infancia del Che, Enrique Martín, recordó que "un día de 1967 estaba caminando hacia mi trabajo en una fábrica cuando unos compañeros me dijeron: 'mataron a tu amigo'. No les creí, pero ellos me mostraron un diario. Fue un shock, no lo podía creer., Pensé que nunca lo atraparían". "Amaba el peligro, podía involucrarse en cualquier situación peligrosa. Simplemente no sabía lo que era el miedo", aseguró Martin.