3 de septiembre de 2006

Bolivia.- Ocho personas desaparecidas tras el naufragio de un barco militar boliviano en el río Paraguay

LA PAZ, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ocho personas permanecen desaparecidos después de que el pasado viernes el barco 'Suárez Arana' de la Fuerza Naval Boliviana naufragara en el río Paraguay, a unos 70 kilómetros de Puerto Quijarro, en Brasil.

En la embarcación viajaban 22 personas (20 militares y dos civiles), de las que ocho están desaparecidas, según confirmó en un comunidado el comando de esta unidad, en la frontera con Brasil.

El comunicado militar explica que una intensa tormenta con fuertes vientos, que provocó grandes olas en el río, fue la causa de que el barco volcara y quedara sumergido a unos nueve metros de profundidad en las proximidades del puesto de la Armada brasileña, denominado Ladario, zona de la bahía de Albuquerque, en la región de Puerto Morinho, en territorio brasileño, informa el diario boliviano 'El Deber'.

Entre los tripulantes de la embarcación militar, que partió de Puerto Quijarro con destino a Puerto Busch, se encontraba el comandante del Quinto Distrito Naval, Mario Gómez Alayza, quien logró llegar a la orilla y buscar ayuda, junto a otros 13 navegantes, en uno de los barcos hoteles pesqueros que hay en la zona. El comandante acompañaba al contingente para hacer el relevo de personal e inspeccionar las obras de la nueva base militar en la frontera.

Después de conocerse la noticia del hundimiento del barco boliviano, una patrulla de la Marina brasileña acudió al lugar de los hechos para auxiliar a los afectados, según indica el periódico digital 'Capital do Pantanal', de Corumbá. Tres militares fueron ingresados en el hospital naval de Ladario para ser atendidos de las contusiones que habían sufrido.

Según explicaron dos sobrevivientes del naufragio, debido a la lluvia, el viento y las grandes olas la tripulación decidió detener la travesía a la espera de que mejoraran las condiciones meteorológicas, pero fueron sorprendidos por la tormenta ,que acabó hundiendo al barco. Tras conseguir salir del barco, nadaron hasta la orilla del río, en medio de la oscuridad y el intenso oleaje.

Los buzos brasileños localizaron la embarcación a unos nueve metros de profundidad y desde ayer, sábado, por la mañana iniciaron las labores de búsqueda de los ocho desaparecidos.