26 de septiembre de 2011

Bolivia.- La Policía justifica su intervención en Yucumo por la "agresividad" de los indígenas

LA PAZ, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía boliviana ha justificado la intervención de este domingo para acabar con una marcha indígena cerca del municipio de Yucumo (departamento de Beni), en la que empleó gases lacrimógenos, por la "agresividad" de los nativos, que pusieron en peligro a los agentes al rodearlos con arcos y flechas.

El subcomandante de la Policía Óscar Muñoz explicó a los medios de comunicación que los agentes habían instalado una barrera de seguridad para evitar enfrentamientos. Las comunidades indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Iseboro Sécure (TIPNIS) están protestando desde hace semanas contra la construcción de una carretera.

El sábado pasado, los nativos tomaron como rehén al ministro de Asuntos Exteriores, David Choquehuanca, y al viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro.

Muñoz, citado por la Agencia Boliviana de Información (ABI), señaló que los "detonantes" de los incidentes del domingo fueron la colocación de la barrera y "la actitud que tuvieron ellos (los nativos) contra gente que llegó a dialogar".

La "agresividad" de los indígenas "se volcó contra la integridad física de los policías" y, como "todos esos hombres utilizaban flechas, la Policía tuvo que intervenir", afirmó.

El subcomandante indicó que la Policía llevó a los manifestantes a la población de San Borja para que desde allí volvieran a sus comunidades y aseguró que no se detuvo a ninguno de los nativos que marchaban hacia La Paz para expresar su oposición a la construcción de la carretera que une Villa Tunari (en Cochabamba) con San Ignacio de Moxos (Beni).

Según Muñoz, durante la intervención resultaron heridos al menos quince agentes, aunque "no de gravedad", por las piedras y otros objetos lanzados por los indígenas. Asimismo, indicó que la Policía utilizó gases lacrimógenos y balines para poner fin a la marcha y al bloqueo de la carretera, pero no armas de fuego.

MARCHA HACIA LA PAZ

Unos 1.500 indígenas del TIPNIS iniciaron el pasado mes de agosto una marcha La Paz contra la construcción del segundo tramo de la carretera de Villa Tunari-San Ignacio de Moxos (Beni), pese a que el proyecto ha obtenido la licencia medioambiental.

El Gobierno trata de solucionar el conflicto mediante una comisión ministerial encabezada por el ministro de Exteriores. Sin embargo, las negociaciones se han complicado porque los nativos han sumado otras reivindicaciones a la demanda inicial.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció el domingo la celebración de un referéndum en los departamentos de Beni y Cochabamba sobre la construcción del segundo tramo de la carretera. Además, Morales se comprometió con las comunidades del TIPNIS a impulsar una ley contra los asentamientos ilegales en este territorio que permita expulsar a los colonos, tal y como han exigido los indígenas.