19 de abril de 2007

Bolivia.- Se registran nuevos enfrentamientos en la zona petrolera de Bolivia que dejan ocho heridos

VILLAMONTES, 19 Abr. (EP/AP) -

Nuevos altercados se produjeron ayer entre habitantes de la ciudad de Yacuiba y el Ejército boliviano, cuando trataban de cerrar un gaseoducto a Argentina y en el marco de la disputa por la posesión de un campo de hidrocarburos, con el resultado de ocho personas heridas, informaron representantes cívicos.

El miércoles por la tarde unos 50 policías cayeron en una emboscada, fueron tomados como rehenes y despojados de sus armas por ciudadanos de esa ciudad fronteriza con Argentina, informó la emisora de radio Erbol.

El portavoz presidencial, Alex Contreras, calificó de "ilegal" esa acción y anunció que el Gobierno ha invitado a negociar a las partes en La Paz el próximo viernes.

Ya el pasado martes, enfrentamientos en Yacuiba, a unos 770 kilómetros al sureste de La Paz, y en Villamontes, a 680 kilómetros, dejaron una persona muerta por impacto de bala y una veintena de heridos de diversa consideración, según las autoridades cívicas. El camino entre ambas poblaciones, de 90 kilómetros, está cortado por bloqueos.

El dirigente cívico Juan Carlos Gutiérrez señaló que los intentos de tomar en Yacuiba la estación Pocitos del gaseoducto a Argentina, administrado por la empresa Transredes --controlada por la anglo-holandesa Shell y la también británica Ashmore-- proseguirán mientras las fuerzas de seguridad no dejen la ciudad.

La empresa Transredes informó a AP de que no se ha interrumpido el suministro de gas a Argentina pero confirmó que una planta de bombeo de gas a ciudades del sur de Bolivia fue cerrada por ciudadanos el pasado martes en Villamontes.

Yacuiba y Villamontes pertenecen a la provincia de Gran Chaco, la más rica en hidrocarburos de Bolivia, que a su vez forma parte del departamento de Tarija. Gran Chaco insiste en que el cantón Chimeo, donde está el megacampo de gas Margarita, se encuentra en su territorio. Pero la vecina provincia tarijeña de O'Connor sostiene que le pertenece.

El presidente Evo Morales manifestó el lunes su desazón por el caso, al señalar que detrás no hay más que intereses económicos, por la división de regalías cuando Margarita comience su explotación. El campo es administrado por la hispano-argentina Repsol.

Pese a que el Gobierno atendió la exigencia del Chaco de que la Prefectura de Tarija no atienda más el caso, bajo la sospecha de que está parcializada con O'Connor, y pasó a ser resuelto por la Prefectura imparcial de Potosí, los pobladores de Yacuiba exigen que los 400 militares y 100 policías que protegen Pocitos dejen la ciudad.