23 de agosto de 2007

Brasil.- Unos 25 presos mueren en un incendio dentro de una prisión de Brasil provocado por bandas rivales

SAO PAULO, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 25 presos murieron hoy en una cárcel provincial brasileña cuando un grupo de prisioneros, en un aparente choque con una banda rival, prendieron fuego a las instalaciones, según informó la prensa local.

El incidente se produjo en la madrugada de este jueves en una cárcel del poblado de Ponte Nova, situado en el estado de Minas Gerais (en el sureste del país). Al parecer, los reclusos murieron al no poder escapar de sus celdas después de que sus atacantes iniciaran el incidente prendiendo fuego a los colchones.

La cadena de televisión Globo y el diario 'Estado de Minas' indicaron que los bomberos lograron contener el fuego y que cuando fue apagado comenzó la identificación de los cadáveres, que están calcinados, mientras los presos que no resultaron heridos fueron reunidos en un patio de la cárcel. Las autoridades no han querido hacer ningún comentario sobre el suceso.

Las condiciones carcelarias de Brasil son abiertamente criticadas debido al nivel de hacinamiento y falta de clasificación entre los distintos internos, estando en una misma celda reincidentes y pequeños maleantes. La prisión de Ponte Nova tiene una capacidad para 87 reclusos, pero albergaba a al menos 187, señaló la cadena Globo.

Según se indicó oficialmente, se investigará si los policías trataron o no de abrir las celdas para rescatar a los presos. El comandante de policía de la región, el teniente coronel Geraldo Henrique Guimaraes, dijo que no hubo forma de rescatar a los presos, porque en más de una de las celdas había armas y los reclusos trataron de disparar contra los policías.

El incendió alcanzó todo el piso superior de las instalaciones. Por este motivo, ahora los ingenieros tendrán que iniciar una investigación para conocer si hay riesgo de derrumbe.

Un equipo de forenses de Brasilia se trasladará este jueves a Ponte Nova donde tendrán que realizar exámenes de ADN y de las arcadas dentarias de los fallecidos para tratar de identificar los cuerpos. Según el director del centro penitenciario, no se produjo fuga de presos.

La cadena O Globo añadió que el delegado regional de Ponte Nova, Luís Carlos Chartune, confirmó que las celdas tenían capacidad para 87 presos, aunque en ellas permanecían 173 reclusos, lo que sustenta las primeras informaciones de que el centro penitenciario incendiado estaba saturado de internos.

La tragedia se produce tres días después de que el gobierno anunciara un Programa Nacional de Seguridad Pública para la Ciudadanía (PRONASCI), que incluye la construcción de 160 presidios en cuatro años. El proyecto tendrá una inversión de 3.300 millones de dólares (2.433 millones de euros) en cinco años.

El ministro de Justicia, Tarso Genro, planea además de la construcción de 160 centros penitenciarios, dar formación a los oficiales de policía y aumentar esta fuerza de seguridad en 575.000 efectivos. También se prevé extender los programas sociales en las zonas más deprimidas donde los índices de delincuencia crecen, sobre todo en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro.