12 de enero de 2008

Brasil.- Un agricultor español muere en Brasil víctima, presuntamente, de la fiebre amarilla

Salvador Pérez vivía en el país desde hace dos meses, cuando llegó para comprar y explotar una hacienda en una zona selvática

SAO PAULO, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ciudadano español Salvador Pérez, de 41 años de edad, murió hoy en el Hospital de Dolencias Tropicales de Goiânia al parecer víctima de la fiebre amarilla. Casado con una brasileña y establecido en Goiás desde hacía menos de dos meses, Pérez no estaba vacunado contra esta dolencia, según fuentes hospitalarias.

El director clínico del centro hospitalario, Wilson Moraes Arantes, indicó que Pérez comenzó a presentar dolores en su cuerpo y alteraciones cardiovasculares el 3 de enero, pero el cuadro clínico avanzó rápidamente con diarrea, vómitos y hemorragias.

"Nuestra principal hipótesis es que ya hubiera contraído la fiebre amarilla por la evolución tan rápida y fulminante en su hígado y los dos riñones", declaró Moraes, según informa el diario brasileño 'Folha da Sao Paulo'.

Muestras de la sangre de Pérez fueron recogidas y enviadas al Laboratorio Central del Estado para su análisis, añadió el director del Hospital de Dolencias Tropicales, que señaló que se dispondrá de los primeros resultados en el plazo de cinco a siete días.

Tras presentar los primeros síntomas de la dolencia y acudir a un centro de salud estatal, a Pérez se le practicaron exámenes médicos durante la mañana de este jueves en un centro de salud, y desde ahí fue trasladado al hospital. "Por la tarde, al repetir los exámenes, el cuadro ya estaba alterado. La piel y las mucosas estaban amarillentas y presentaba un sangrado digestivo", detalló el director clínico.

Salvador Pérez era agricultor en España y llegó a Brasil el 25 de noviembre de 2007 a Salvador, en el Estado de Bahía, donde permaneció cuatro días. Desde allí partió hacia Goiás, donde inició la compra de una hacienda en Cristianápolis. El negocio culminó el 13 de diciembre y el 29 de diciembre pasado se mudó a vivir a la citada finca.

"La hacienda no estaba habitada. Tenía mucha suciedad. La casa estaba cerrada. Aves y crías de aves vivían dentro de la vivienda. Después la casa fue limpiada y a continuación entraron a vivir en ella. El 3 de enero (Pérez) comenzó a manifestar dolores", explicó el médico.

OTROS CASOS RECIENTES

La fiebre amarilla despertó la atención de las autoridades de salud tras la muerte de varios monos en Goiás y en el distrito federal, cerca de zonas urbanas. Desde 1999, el gobierno interpreta la muerte de macacos en las selvas y en los bosques como una forma de alerta para la posible extensión de la fiebre amarilla entre humanos.

Este mismo jueves, el ministerio de Salud confirmó que un hombre de 38 años en Brasilia, la capital, murió el martes víctima de la fiebre amarilla. Él estaba en la región de Piernópolis y llegó al Hospital de Santa Lucía el pasado día 4 con fiebre alta, dolor de cabeza y en su cuerpo.

Posteriormente, el ministerio de Salud confirmó un nuevo caso de fiebre amarilla en el país, el segundo de este año. Se trata de una mujer que está ingresada en el Hospital de San Luis en Sao Paulo desde el pasado 6 de enero.