7 de abril de 2011

Confirman la muerte de 10 menores en el ataque a una escuela de Río, nueve de ellos niñas de entre 12 y 14 años

RÍO DE JANEIRO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Secretaría de Salud del estado de Río de Janeiro ha confirmado la muerte de diez menores en el ataque de este jueves a una escuela en barrio de Realengo que dejó un total de once fallecidos, entre ellos nueve niñas de entre 12 y 14 años de edad, informa la oficial Agencia Brasil.

El agresor es un ex alumno de 23 años identificado como Wellington Menezes de Oliveira. Según las primeras versiones, el hombre irrumpió a tiros en la escuela municipal Tasso da Silveira, localizada en el barrio de Realengo, en el oeste de la ciudad de Río de Janeiro, alrededor de las 08.30 horas (13.30 horas en la España peninsular). El ataque se habría prolongado unos cinco minutos, de acuerdo con las versiones de algunos testigos.

Menezes de Oliveira se suicidó después de haber recibido un disparo en la pierna de un policía que llegó al lugar en pleno tiroteo, según ha confirmado un fiscal.

Un empleado de nombre Dorival Porto Rafael ha dicho a 'O Globo' que el homicida llegó a la escuela "diciendo que daría una conferencia y fue a un aula de clases del octavo grado, que está en el primer piso y comenzó a disparar".

Por su parte, el fiscal Segundo Fernandes, quien se encontraba en la zona en el momento del tiroteo, ha comentado a la prensa que "un niño con un disparo en la cara llegó pidiendo auxilio y contando que un hombre entró disparando a la escuela". "Un equipo se quedó ayudando al alumno, mientras otros dos fueron hacia la escuela", ha agregado.

Un sargento de apellido Alves fue quien se enfrentó al agresor cuando se encontraba ya en el segundo piso, camino al tercero. "El policía le disparó en la pierna y le ordenó que se rindiera, pero de inmediato el hombre se disparó en la cabeza", ha explicado Fernandes.

Al menos 12 estudiantes tuvieron que ser trasladados a varios hospitales de la ciudad. Cuatro de ellos se encuentran en estado delicado, según ha informado el secretario de Salud, Sergio Cortes. El resto de los heridos fueron atendidos directamente por los bomberos que desplegaron un operativo en la escuela primaria a la que asisten cerca de 400 alumnos de entre 8 y 14 años.

Decenas de personas han abarrotado las calles cercanas al centro educativo para saber si sus hijos se encuentran bien. "Pude hablar con mis hijas y me han dicho que no les pasa nada, pero están muy asustados", ha expresado Cristina a los medios, quien espera regresar a su casa en las próximas horas con sus dos hijas de 10 y 12 años.