27 de febrero de 2007

Brasil.- Encuentran a tres cooperantes franceses muertos en un apartamento al sur de Río de Janeiro

Hay dos detenidos y la Policía busca a un tercero

SAO PAULO, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Dos hombres y una mujer de nacionalidad francesa fueron hoy encontrados muertos con heridas de arma blanca en un apartamento de Copacabana, en el sur de Río de Janeiro, según informó a la prensa local la Policía Militar, que ha detenido a dos personas y busca a un tercer sospechoso.

Según informó la Policía, los agentes encontraron los tres cuerpos atados a sillas, en el salón, con diversas marcas de cuchilladas. El apartamento estaba muy revuelto y con abundantes manchas de sangre. Las primeras informaciones de que dispone la Policía militar apuntan a que los tres franceses formaban parte de una ONG llamada Tierra Activa Brasil-Francia y vivían en Brasil desde hacía más de diez años.

Según la red 'O Globo' en internet, la Policía detuvo a dos personas, Luiz Gonzaga Gonçalves de Oliveira y Tarsio Wilson Ramirez, ambos de 25 años. En su declaración, Ramirez confesó que mató a los franceses junto a dos personas más.

Según la declaración del detenido, los dos acusados y un tercer implicado fueron a cobrar una deuda. 'O Globo' indica que la Policía desconoce si esta deuda está relacionada con el uso de drogas aunque, según los vecinos del inmueble, los franceses consumían sustancias estupefacientes.

Por su parte, el otro detenido, que fue arrestado en un hospital donde fue ingresado por heridas en una mano, confirmó que resultó herido cuando fue a cobrar una deuda. Según la Policía, Gonzaga fue detenido gracias a que se dejó su carnet de identidad en el lugar del crimen. Las autoridades buscan ahora al tercer implicado, que podría estar en algún hospital. Según los agentes, dos de los tres sospechosos trabajaban en una empresa informática, mientras que el tercero era miembro de la misma ONG que los franceses.

Según 'O Globo', el incidente tuvo lugar alrededor de las 8:00 horas de hoy (hora local, 11:00 horas en la España peninsular), cuando los tres presuntos asesinos fueron al edificio donde vivían los franceses y entraron en la sede de la ONG, tras identificarse como informáticos, en la que se encontraban la pareja francesa y su amigo, de la misma nacionalidad.

Un hombre que se encontraba cerca del lugar del crimen avisó al portero del edificio después de escuchar gritos. En ese momento, uno de los autores del crimen, el trabajador de la ONG fue interceptado cuando se disponía a abandonar el edificio con los brazos manchados de sangre. Posteriormente fue arrestado.

Un colaborador de la ONG explicó a 'O Globo' que la muerte de la pareja es una enorme pérdida. Según relató, trabajaban con niños sin recursos de Copacabana y vivían en Río desde hacía 12 años. La pareja tenía un hijo de dos años que en el momento del incidente se encontraba en otro piso del mismo edificio.