18 de enero de 2007

Brasil.- Entidades y empresas brasileñas se unen para crear una Normativa que genere un mercado más justo y solidario

La red puesta en marcha en Brasil defiende que la economía solidaria "debe ser una política de Estado" y muestran su optimismo con 'Lula'

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La construcción de un sistema de comercio más justo y solidario a través de lo que denominan la 'economía social' es una de las principales metas que las entidades, empresas y redes que actúan en el área de la economía solidaria brasileña se han propuesto para este nuevo año 2007.

Según recoge la agencia de noticias de América Latina y El Caribe 'Adital', hasta este lunes, los representantes de estas redes mantuvieron abierta la primera consulta pública sobre el texto que reglamentaría este nuevo sistema que tratará de crear un mercado más justo y solidario en el país. Más adelante será expuesta una nueva versión para consulta con carácter oficial.

"Éste es sólo el comienzo de una trayectoria que puede garantizar una participación más incisiva del Estado en un nuevo modelo comercial, beneficiando a miles de emprendedores", manifestaron en este sentido desde estas organizaciones.

La idea es desarrollar un intenso proceso de construcción colectiva, que involucre a representaciones como el Forum Brasilero de Economía Solidaria (FBES), la Plataforma de Articulación del Comercio Justo y Solidario, el Centro de Comercialización Agroecológica FACES de Brasil y la Organización de Productores Familiares para el Comercio Justo y Solidario, que de lugar a una Instrucción Normativa --tras ser discutida y aprobada entre todas estas representaciones-- que deberá ser tratada en febrero con el Gobierno. La idea es que la reglamentación sea promulgada durante el primer semestre de este año.

La construcción de una red de este tipo debería ser, según señala la socióloga y asesora de Solidaridad & Educación (FASE) y miembro de la Red Internacional de Promoción de la Economía Social y Solidaria (RIPESS), Rosemary Gomes, de carácter público; un sistema en el que el Estado también ejerza un papel, "reglamentando nuevas relaciones comerciales, y señalando caminos alternativos y productivos".

APUESTA Y RIESGO

"Es una apuesta y un riesgo, pero todas las organizaciones concluimos que vale la pena, porque creemos que más que una política de Gobierno, conseguir un mercado más justo debe ser una política de Estado para optar por la definición de mecanismos que protejan y prioricen a los protagonistas, las cooperativas, asociaciones, empresas autogestionadas, artesanos, en fin, las varias formas existentes de trabajo asociativo, rumbo a un nuevo modelo de economía: la economía solidaria", argumenta Gomes.

En este sentido, estas organizaciones ven con optimismo el segundo mandato comenzado por el presidente Luiz Inácio 'Lula' da Silva, que ha demostrado "cierta propensión" para con las políticas sociales. No en vano, en su discurso de toma de posesión, el presidente hizo mención expresa a la economía solidaria.

"Imaginamos que este segundo mandato mantendrá las puertas abiertas y ampliará los canales efectivos de construcción, implantación y gestión conjugada de políticas y programas públicos", afirmó Gomes. Así, la consolidación de estas políticas, opinó, en la práctica, "es una tarea que debe ser ejecutada en conjunto, entre sociedad civil y Gobierno, incluyendo a las entidades directamente involucradas en este proceso para utilizar, mantener y ampliar tales espacios en los próximos pasos de consolidación".

Un punto importante en este momento, concluyó Gomes, "es mostrar que es posible trabajar en esta enorme diversidad para construir una plataforma común de acciones en los territorios que cambien la realidad económica". Y si en 2001, 'resistir y construir' fue la bandera de la Red Internacional, ahora, --enfatiza--, el lema es 'reforzar el poder de acción de los pueblos'.